Cory Black Cannon, de 41 años de edad, de Eatontown, Nueva Jersey, presenció la escena más angustiante cuando conducía por la avenida Joe Parker, en Lakewood.

Todo conductor sabe que en su camino a casa puede encontrarse con los más diversos imprevistos que pueden detener el tráfico y hacer de la llegada al destino algo incierto. Pero lo que este hombre vio es para quitarle la respiración a cualquiera.

Black Cannon divisó a lo lejos un bulto que se movía, lógicamente redujo la velocidad porque no sabía a ciencia cierta de qué se trataba.

Cuando se acercó con su auto inmediatamente advirtió que lo que se movía era una bebé de meses gateando a través de la ancha y transitada avenida.

Cory no podía creer que la vida de la bebé estuviera peligrando de esa manera, sin duda sabía que tenía que hacer algo al respecto, y para que quede evidencia del hecho tomó la fotografía que después se difundió en las redes, dejando en shock a los millones de usuarios que la compartieron.

El hombre se encontraba conduciendo a su trabajo a las 5 p.m el sábado cuando descubrió a la bebé gateando en la avenida

Inmediatamente, reportó el hecho a la policía de Lakewood y a los medios, y tras tomar a la bebé en sus brazos y verificar que estaba en perfecto estado, trató de mirar a su alrededor en búsqueda de pistas de sus padres. De repente divisó una puerta abierta de un domicilio al pie de la carretera, ató cabos y parecía entender lo sucedido.

Con la ayuda de una periodista que rápidamente se presentó en el lugar, llamaron a la puerta de la casa, y una mujer dijo no poder atenderles porque estaban cuidando de su otro pequeño. Pero tras identificar a la niña como su hija, confesó que se trató de un accidente, que no supo en qué momento su pequeña había escapado por la puerta.

Por su parte, Gregory Staffordsmith, oficial de la policía, cree que el hijo mayor de la mujer pudo haber dejado la puerta abierta por donde salió la bebé.

Seguidamente de los hechos, la policía local abrió una línea de investigación, pero hasta el lunes no había ningún detenido.

El grave descuido de la madre de la bebé no ha sido pasado por alto por las autoridades, por lo que si bien fue devuelta a sus padres, los trabajadores de bienestar infantil se han mantenido cerca de la familia supervisando que la pequeña esté a salvo.

Sin embargo, muchos comentarios llenos de indignación circularon en línea pidiendo que se castigue a los irresponsables padres y sean condenados a prisión, porque unos adultos que no son capaces de brindarles todo el amor y sobre todo la seguridad a sus pequeños, no merecen ser padres.

La imagen de la bebé ha corrido como la pólvora por las redes ante la indignación de muchos y del propio Cory, quien tiene una hija de cuatro meses y múltiples sobrinas y sobrinos, y dijo que estaba conmocionado por la dura prueba.

CBS

“Después no podía esperar para ver a mi hija y darle un gran abrazo de oso”, dijo Cory, a quien muchos han calificado como el ángel del la pequeña.

Un descuido le puede suceder a cualquiera, pero es inadmisible que una bebé esté bajo el amparo de adultos arriesgan su integridad de ese modo.

Comparte esta noticia para crear conciencia.