Existen tendencias y modas en diversos ámbitos del vivir, como los destinos turísticos, la ropa, el calzado, los lugares de ocio, y cómo no, la gastronomía. Así, hace unos años atrás, existe una notoria preferencia por la comida japonesa, que ha sido absorbida en Occidente, destacando en especial el gusto por el sushi, en sus más diversas formas.

Pero este hombre procedente de California probablemente tenga que renunciar de por vida a la pasión por el consumo habitual de sushi, después de que los médicos descubrieran que debido a su ingesta tenía una tenia o lombriz solitaria, de un metro y medio de largo en su organismo.

El doctor Kenny Banh, uno de los médicos tratantes, reveló el impresionante caso del hombre residente de Fresno. Banh dijo que un joven ingresó al hospital quejándose de diarrea con sangre y pidiendo que le hicieran pruebas, ya que creía que tenía gusanos.

El paciente se dirigió al Community Regional Medical Center de California y relató a los médicos su caso:

“Tenía calambres abdominales, sentía que algo se movía en mi interior y cada vez que iba al inodoro, sentía que “se me salían las tripas”.

Hasta que una vez que fue al baño, descubrió lo que estaba sucediendo. Y para no tener dudas al respecto, llevó la evidencia.

En ese momento sacó de su bolso un pedazo de papel absorbente y dentro lo que había salido de su organismo:

“Miré hacia abajo y vi que lo que colgaba de mí era como si fuera parte de mi intestino”, relató horrorizado el hombre. Y pensó para sus adentros:

“Dios mío, mis entrañas están saliendo de mí”, pensando que se moría y comenzó a tirar del gusano.

Una vez que la tenia se movió en su mano, en lugar de estar solo horrorizado, el hombre también se sintió aliviado al saber que no eran sus propias entrañas.

Después comprobaron que su larga acompañante medía un metro y medio de largo. Al dar con el diagnóstico, le medicaron para eliminar el resto del gusano que permanecía en sus intestinos.

La siguiente pregunta que Banh hizo fue lógicamente de dónde creía que había provenido la tenia o “Solitaria”, a lo que el hombre dijo que no había viajado lejos, y que disponía de agua potable. Sin embargo, le dijo a Banh:

“Yo como salmón crudo casi todos los días”.

En enero de 2017, los médicos advirtieron sobre los parásitos de tenia japoneses que se encuentran en la carne del salmón de Estados Unidos. Los parásitos se pueden encontrar en diferentes tipos de peces que no se han congelado rápidamente, sin poder matar a los gusanos. Infecta al ser humano tras consumir carne o pescado mal cocinados o piezas crudas que contengan larvas de este parásito.

Al comerlo, dichas larvas comienzan a desarrollarse en los intestinos y a medida que las lombrices van creciendo, absorben todos los nutrientes que ingiere la persona afectada.

La tenia de peces más común, Diphyllobothrium latum y especies relacionadas (incluyendo la tenia japonesa), puede crecer hasta 9 metros de largo, según revelaron los estudios de la Vanderbilt University School of Medicine.

Los estudios revelaron que la mayoría de personas no tienen síntomas, algunos pueden sentir incomodidad abdominal, algunos tienen náuseas o heces blandas, y otros incluso pierden un poco de peso.

Community Regional Medical Center / Fox 2 News

En la mayoría de los casos, la tenia solo produce síntomas menores, pero en casos excepcionales la infección puede convertirse en un problema médico grave.

Una vez que se hace el diagnóstico, sin embargo, la cura es simple: la misma píldora que las personas dan a los perros infectados se puede administrar a los humanos.

Sin duda, es una experiencia escalofriante, pero afortunadamente, el hombre tuvo la precaución de acudir a tiempo a los médicos, quienes dieron por fin con la causa y la cura del misterioso gusano que se movía en su interior.

Comparte esta importante noticia para advertir a otros de los posibles riesgos que trae el consumir este tipo de alimentación.