Cuando de vanidad se trata uno de los deseos más recurrentes en los hombres es tener grandes músculos, una apariencia fuerte que logre robar miradas, pero hay algunos que lo llevan al extremo.

Para algunas personas se convierte en una obsesión y no les basta con los músculos que puedan desarrollar con los ejercicios y comienzan a probar sustancias para llevar su masa muscular a otro límite.

En Brasil, dos hermanos se dieron a conocer por sus músculos enormes, que incluyen bíceps que superan los 70 centímetros.

Álvaro ha usado este tipo de drogas desde que tiene 15 años, mientras que Tony comenzó a seguirle los pasos al cumplir los 18 años, en ese entonces pesaban 70 y 49 kilos respectivamente. Es decir tienen más de 30 años administrando la peligrosa y adictiva sustancia en su organismo.

Sus médicos y algunos familiares han insistido en que dejen de hacerlo, pero ellos se niegan.

Ellos son Tony Geraldo, conocido como Hulk 49 años y Álvaro Pereira, conocido como Conan de 50 años. Ellos son hermanos y admitieron que hacer sus músculos se convirtió en una adicción pero que actualmente lo tienen controlado, cuando ellos era más jóvenes eran delgados y comenzaron a ejercitarse para aumentar la masa muscular.

Pronto lo fueron llevando a otro nivel con consumo de proteínas hasta que conocieron una sustancia que cambió sus vidas.

Se trata de Potenay B12, un medicamento que se utiliza en caballos y vacas, como reconstituyente y revitalizante, la administración en humanos puede ser sumamente peligrosa. Puede generar daños en el hígado, los riñones y causa depresión, aun así ellos dicen tener todo bajo control y se inyectan el químico dos veces por semana.

Ellos afirman idolatrar al conocido político y actor Arnold Schwarzenegger.

Además de la droga de la cual presumen orgullosamente, ellos tienen una rutina de ejercicios durante varias horas y una dieta que incluye entre 5000 y 6000 calorías diarias, el consumo calo rico de una persona promedio varía entro las 1500 y 2500 calorías. Dentro de su alimentación consumen al menos 12 bananas y al menos 6 claras de huevo, papas y carne.

En un momento fueron tan enormes que no cabían por las puertas.

DailyMail / Mirror

Geraldo tiene tres hijos y su esposa, de 27 años, ha insistido en que dejé de usar la droga lo que les ha traído problemas de en su matrimonio, pues él dice que se siente feliz con sus aspecto y ella debe aceptarlo tal y como es. “Si no me apoya en mi decisión lamentablemente tendremos que seguir caminos distintos”, dijo Geraldo quien también asegura que muchas mujeres enloquecen por él. Por su parte, la esposa de Pereira a quien conoció en el gimnasio y sus 7 hijos lo apoyan su estilo de vida.

No olvides compartir la increíble historia de estos hermanos que ponen su apariencia física por encima de su salud.