“Le dije a mi marido que lo agarrara”, fueron las frases de la angustiada madre de 6 hijos, en plena labor de parto en el corredor de un hospital, después de que llegó demasiado tarde para dar a luz en una cama.

Jesica Hogan, de Kansas, le dio la bienvenida a su sexto hijo y único varón, Max, en el pasado mes de julio, y quiso compartir su increíble historia en torno a las circunstancias en las que nació su bebé, gracias a las impactantes tomas capturadas por la fotógrafa de bebés, Tammy Karin, conocida como @littleleapling.

 “Era demasiado tarde para llegar a una cama”

La madre, que dio a luz en el Hospital Via Christi en Manhattan, Kansas, tuvo contracciones durante varios días antes del nacimiento de Max, sin entrar en trabajo de parto.

“Estaba perdiendo la fe en mi capacidad para decir cuándo estaría realmente de parto, y perdiendo la fe de que mi cuerpo sabía lo que estaba haciendo”, explicó en una publicación del sitio web de Tammy.

Eventualmente, una noche Jesica comenzó a tener contracciones nuevamente, pero no creía que serían suficientemente importantes.

Incluso le dijo a su esposo que creía que tendrían que inducirle el parto, o que no se daría cuenta de que estaba en las primeras etapas de dar a luz, hasta que fue demasiado tarde.

“Me mantuve despierta con contracciones hasta alrededor de las 2 a.m. Fue en ese momento que escribí a un grupo de otras mamás embarazadas, hablándoles de mis dolores”, agregó Jesica. “Fue entonces cuando empecé a temer de no llegar a tiempo”, concluyó.

Jes y su marido Travis se dirigieron al hospital lo más rápido que pudieron. Y de camino, avisaron a la amiga fotógrafa que ya había inmortalizado antes el nacimiento de sus anteriores hijos.

Pero, al  llegar al hospital, sintió que el bebé estaba a punto de llegar  y en medio del pasillo, sintió que no podía esperar más. Su cuerpo le obligaba a empujar. En ese momento llegó Tammy y consiguió captar las asombrosas imágenes.

Sintió que el pequeño Max quería salir. Así que se bajó el pantalón, pidiendo ayuda a su marido.

“Se que en ese momento dije algo como: ¡Oh Dios, él está aquí! Luego comencé a quitarme los pantalones porque podía sentir que mi cuerpo empujaba la cabeza del bebé”.

“Me incliné y pude sentir su cabeza coronando con mi mano. Miré a mi marido y le dije: ¡Travis, agárralo!”

Sintió que no podía parar, que tenía que empujar irremediablemente. Acudieron las enfermeras y entendieron que no podían frenarlo, así que decidieron asistir allí mismo el parto.

Las enfermeras corrieron por el pasillo para ayudar a Jesica con el resto del parto, ayudando a la madre a recostarse en el pasillo y diciéndole que empujara

“Con un solo empujón más, según me dijo la enfemera, y el único impulso intencional de mi parte, sentí que el resto de su pequeño cuerpo salía”.

El nacimiento más rápido de la historia: Tan solo a los 40 minutos de llegar al hospital, Max ya estaba en brazos de su madre.

El bebé se tomó su tiempo antes de dar su primer llanto. Y, aunque estaba un tanto magullado por lo rápido del nacimiento, está en perfectas condiciones.

Recordando el momento, Jessica reflexionó que si tan solo le hubiera dado crédito a su intuición, hubiera sido todo diferente. En su lugar, decidió quedarse dormida y repentinamente sintió que las contracciones aumentaron.

En ese momento sintió que se rompía el agua y le preocupaba que no llegarían al hospital a tiempo.

Travis, sin embargo, mantuvo la calma y la llevó al hospital alrededor de las 3 a. M.

“Las cosas pasaron tan rápido, que ni siquiera tuvo tiempo para ponerse los zapatos”, dijo Jessica.

En el camino al hospital, la madre sintió que el bebé se movía cada vez que tenía una contracción.

Inmediatamente, después del parto, Travis y Jesica fueron transferidos a una habitación, donde pudieron conocer a su hijo recién nacido.

“Fue el parto más loco que he tenido, pero también el más perfecto”, agregó Jesica.

“No era para nada lo que había planeado, pero terminó sin ninguna intervención, con un bebé saludable y gente increíble apoyándonos. Fue hermoso y siempre amaré cada recuerdo de eso “.

 

La feliz pareja disrutando de su bebé recién nacido en tiempo récord

A pesar de su arriesgada llegada, los doctores dijeron que Max estaba perfectamente sano, pesando 2,7 kg y midiendo 50 centímetros.

Tiernas fotografías muestran a las cinco hermanas de Max conociendo a su hermano recién nacido, junto a sus orgullosos padres

Jesica y Travis, por su parte, se reunieron con todos sus hijos después del nacimiento de Max y posaron felices con sus pequeños.

Daily Mail / Little Leapling

Es maravilloso poder contemplar los milagros de la naturaleza. Nos alegramos que este parto no haya tenido ninguna complicación y que Max ya puede disfrutar de todo el amor de su familia que lo ha esperado tanto.

¡Cada nueva vida merece ser celebrada! Comparte las impresionantes imágenes del espectacular nacimiento de Max con tus amigos.