La amistad entre el hombre y los perros trasciende desde el inicio de la vida, se ha demostrado que el amor de esos amigos va más allá de cualquier riesgo y sacrificio, hay muchos casos donde humanos y canes han entregado todo para proteger a su compañero incondicional.

Sin embargo, algunos de estos casos no tienen un desenlace feliz y es el tipo de final que han vivido Scott Wulff y su perrita Astrid, una Staffordshie Bull Terrier. El pasado 12 de noviembre ambos estaban en una estación de trenes en Jacksonville, Florida, Estados Unidos.

Los testigos del trágico accidente relatan que Astrid estaba asustada por las luces y los sonidos que producía el tren que estaba por llegar, además del ruido que ya había en la estación.

Entonces la perrita se soltó de su dueño y corrió a las vías del tren, el humano preocupado reaccionó de inmediato, se lanzó tras su perrita para intentar sacarla del camino y salvarla.

Él quería llevarla de vuelta a un lugar seguro; sin embargo, antes de que Wulff lograra salvar a su perrita el tren los atropelló a ambos ocasionándoles una muerte instantánea.

Wulff tenía 61 años y estaba junto a Astrid desde el 2013 cuando la rescató de las calles con una lesión en unas de sus patas, la perrita sufría de una desnutrición severa, pero ella no fue la única salvada porque la pequeña logró salvar a Scott de una profunda depresión que sufría después de la muerte de su esposa el pasado marzo del 2016.

El hijo de Scott, Jacob, comenta que Astrid fue el único ser en mantener centrado a su padre en las responsabilidades para así no dejarse vencer por la depresión.

Astrid ayudó a mi padre a superar gran parte de su depresión y a enfrentar sus demonios personales”, cuenta Jacob.

Sin duda, ambos tenían una amistad muy linda que superaba cualquier límite. El fallecimiento de Astrid y Scott ha conmovido a toda la comunidad de Jacksonville. Se ha creado un perfil en GoFundMe narrando la historia de la reciente pérdida que ha tenido Jacob Wulff, hijo de Scott; allí piden ayuda con los gastos del funeral los cuales han causado una desestabilidad económica en su hogar.

Daily Mail / People

Él vive con su esposa y sus dos hijas. Afortunadamente, la meta son 5 mil dólares y están bastante cerca de alcanzarla gracias a la ayuda de sus vecinos, amigos y de los buenos samaritanos que leyeron su perfil.

Es una lástima que ellos se hayan ido de una manera tan trágica, pero reconforta que ambos amigos estén para siempre juntos.

No olvides compartir esta conmovedora historia.