Si bien la función de cada padre o madre es proteger a sus hijos hasta que cumplan la mayoría de edad y sean independientes, no todos tienen este instinto y abusan de ellos bien sea psicológica, física o sexualmente.

Lamentablemente millones de niños cada año sufren algún tipo de agresión de parte de sus padres, adultos que en muchas ocasiones ven a sus hijos como objetos o mercancías. Eso fue lo que sucedió recientemente en Rusia, cuando una mujer intentaba vender sexualmente a su hija.

La virginidad de la niña de tan solo 13 años sería vendida a un hombre adinerado en Moscú por la suma de 26.000 dólares, o 21.000 euros.

Su madre, llamada Irina Gladkikh, de 35 años, aparentemente se gana la vida como agente inmobiliaria, hay pistas que indican que tanto ella como su amiga utilizan sus cuerpos para obtener dinero. Irina, también tiene un hijo de 11 años que vive junto a ellas y en el pasado participó en un concurso de belleza de Chelyabinsk.

Pero la ambición la llevó a cometer actos que le saldrán muy caros.

Irina se trasladó junto a la niña y una amiga de 25 años desde Chelyabinsk hasta Moscú. Afortunadamente, la policía se dio cuenta de que algo extraño estaba ocurriendo y en un operativo encubierto siguieron a la mujer, se ganaron la confianza y comenzaron a hacerle una serie de preguntas.

En el interrogatorio ambas mujeres confiesan con detalles su plan.

“Salimos a las 07.35 am para Moscú, la idea es encontraron con un hombre rico que nos proporciones ayuda financiera a cambio de los servicios sexuales de mi hija”, fueron parte de las palabras de Irina. “El objetivo es venderle el derecho de obtener la virginidad de la niña”, completó su amiga.

Sus confesiones fueron hechas de manera tan natural que parecía que estaban hablando de cualquier tema.

Pero la realidad es que se estaban metiendo en el mundo del abuso sexual en menores de edad, donde involucraban a un posible pedófilo. Las dos mujeres fueron arrestadas después de su confesión y la niña fue llevada a un centro de asistencia médica para verificar que se encontraba bien.

Fueron detenidas en un restaurante flotante.

DailyMail / Mirror

Ellas ahora tendrán que enfrentarse a la justicia, la integridad de los menores de edad no es un juego y debe ser respetada.

Cualquier persona que intente abusar de ellos de alguna manera debe ir a prisión, así que si en algún momento sospechas que algún niño está siendo abusado de no dudes en hacer la denuncia, puedes ahorrarle mucho sufrimiento es incluso salvar su vida.

No olvides compartir esta polémica historia, estas mujeres deben pagar por su crimen.