Ivana Smit, neerlandesa de 18 años, era una joven modelo que murió en extrañas circunstancias. El jueves pasado, en el transcurso de la tarde hallaron su cuerpo sin vida, estaba desnudo y se había precipitado desde un balcón.

La joven pasó la tarde con Alexander Johnson y su esposa Luna, una millonaria pareja estadounidense que vivía en un lujoso apartamento en Malasia, durmió en el domicilio de la pareja y a la mañana siguiente, a las ocho y media, le envió una selfie a su novio llamado Lukas Kramer, según declaraciones del padre de la joven, Marcel Smit.

Ivana se comunicó con su amigo para contarle que todo estaba bien.

Esta fue la selfie que le envío donde aparecía junto a la hija de la pareja.

el dueño del lujoso apartamento en Kuala Lumpur donde se encontraba es Alexander Amado Johnson, de 45 años, quien ha tenido una exitosa carrera en el mundo de las criptomonedas. Puedes visitar su perfil de Twitter aquí. 

Pero Ivana también tenía una trayectoria de triunfo trabajando para marcas como Chanel y Triumph. Puedes visitar su perfil de Instagram aquí, su última publicación fue el pasado 06 de diciembre, tenía 15,400 seguidores.

Presuntamente ella cayó desde el balcón del apartamento donde estaba junto a la pareja y su hija a las 10 de la mañana desde el piso 20 y fue hallada a las 3 de la tarde.
Según el análisis de sangre que le realizaron, tenía alcohol en su organismo, éxtasis y anfetaminas.

El pasado miércoles, las autoridades policiales de Malasia iniciaron una investigación sobre el caso, todavía no se han podido comprobar las causas que motivaron a la joven a precipitarse desde el balcón.

La familia de Ivana no cree que se haya tratado de un accidente después de una noche de fiesta, y no se plantean la hipótesis de suicidio.

Se pudo conocer que la embajada de los Países Bajos en Malasia solicitó que el fallecimiento de la joven modelo fuese investigado por miembros de la Interpol.

El padre de Ivana, Marcel Smit, aseguró que vio lesiones en el cuello de su hija, observó moretones y huellas dactilares por lo que presume que alguien la agarró por el cuello.

También declaró a medios de comunicación, que le pareció muy extraño que Ivana haya caído desde el balcón de forma accidental considerando que ella medía 1,81 metros de estatura y que la altura del resguardo del balcón es de 1,20 metros.

“No cayó por accidente, ni tampoco saltó”, aseguró el padre desconsolado.

Según él, los vecinos escucharon gritos provenientes de una discusión en el apartamento, y salieron a la luz los rumores de que la pareja era conocida por ser “swingers”, una tendencia que consiste en divertirse con modelos jóvenes en juegos sexuales.

Ivana era conocida por su afición a las fiestas, pero no por el consumo de drogas ni las relaciones sexuales en grupo, según afirmó su padre.

Las cámaras de seguridad del complejo residencial captaron la llegada de la pareja y de Ivana a las 5 de la madrugada al apartamento, pocas horas antes de su muerte se comunicó con su novio enviándole la selfie con la hija de la pareja.

Los dueños del apartamento donde ocurrió el incidente alegaron que desconocen qué ocurrió, él alegó que estaba durmiendo al momento de la muerte y ella llevó a su hija Luna al colegio y después se quedó dormida.

Según sus declaraciones, ninguno notó nada, alegaron no darse cuenta del momento en el que Ivana se cayó desde el balcón.

La familia de la joven modelo exige justicia, en ese momento tan doloroso lo único que esperan es que se esclarezcan las causas de la tragedia y las implicaciones que pueda tener la pareja que acompañaba a Ivana.

telegraaf

Ellos temen que el empresario estadounidense se haya valido del dinero que tiene para interferir en el proceso de investigación policial.

Compartamos un mensaje de solidaridad con los familiares de la joven fallecida, estaremos atentos a los resultados de la investigación del caso.