Jack Chapman era un hombre que murió a causa de unas peligrosas prácticas en un culto que le exigía constantemente transformar y experimentar con su cuerpo. Su familia ha quedado verdaderamente devastada tras su partida y su madre ha decidido hablar sobre lo sucedido para denunciar el peligroso culto que terminó acabando con su vida.

El culto tenía somo sede la ciudad estadounidense de Seattle.

No se sabe con exactitud el nombre del culto al que pertenecía pero un hombre, Dylan Hafertepen, era quien se encontraba a la cabeza y era conocido por todos como el “maestro”. El resto de los participantes eran hombres encargados de realizar acciones de sumisión para poder ganar el cariño del “maestro”, de manera que constantemente se les exigía hacer muchas cosas que implicaban intervenciones en su cuerpo.

“Era una especie de clan, familia, un culto. Para probar su devoción a él tenían que cambiar sus cuerpos”.

Lamentablemente, el mes pasado Hafertepen realizó un pedido a Chapman que hizo que pusiera en riesgo su propia de vida exigiéndole que se inyectara para hacer que sus testículos aumentaran notablemente su tamaño. La madre de Chapman culpó públicamente a Hafertepen de lo sucedido.

Tú eres el único responsable de la muerte de Jack. Si él nunca te hubiese conocido todavía estaría vivo y estaría junto a mí en casa”.

Chapman permaneció en el hospital en condiciones críticas durante una semana y nadie avisó a su madre del estado en que se encontraba su hijo.

“No pude despedirme”.

Hefertepen viajó personalmente hasta la casa de la familia de Chapman para entregarles las cenizas de su hijo, pero la señora quedó profundamente afectada y le indicó que él no podría asistir al funeral de Jack y que tampoco era bienvenido en su casa.

Tanto la madre de Jack como Hefertepen aparecieron en un programa de televisión para discutir lo sucedido y desde entonces mucha gente ha decidido denunciar los enormes peligros que este tipo de cultos implican para las personas que participan allí.

Jack Chapman era conocido dentro del culto como “Cachorro Tank”.

Unilad

A través de su cuenta de Instagram Hefertepen solía mostrar muchas imágenes de lo que él y sus discípulos hacían en el culto, pero a raíz de lo sucedido cerró la cuenta.

Chapman tan solo tenía 28 años al momento de su muerte.

Here it is everyone. Share away. I don't understand how Dylan Hafertepen sleeps at night knowing this was the third man he's allegedly killed. Oh wait, must be that 200k he's stealing from an autistic man..#JusticeForJack #noodlesandbeef #noodlesandbullshitUpdate:A fundraiser has been set up to return money to Jack's mother that Dylan decided to keep for himself: https://www.gofundme.com/jack-chapman-fund-raiser

Publicada por Colby Smith en Martes, 6 de noviembre de 2018

Nos unimos a la familia Chapman tras la lamentable partida de Jack en condiciones tan duras y levantamos la voz en contra de estas prácticas tan terribles y peligrosas.

Te invitamos a compartir esta para ayudar a crear conciencia sobre los peligros de este tipo de cultos.