Parece increíble que en pleno siglo XXI aun existan personas que actúen bajo el velo de la ignorancia, discriminando y menospreciando a otros debido a la forma en cómo lucen o la manera particular en la que se comportan, eso sin conocer las razones detrás de su actitud.

Este es el caso de un pequeño niño de New Jersey en los Estados Unidos, que estaba visitando junto a su mamá una biblioteca pública de la localidad para después convertirse en víctima de esa incomprensión.

Según las autoridades del recinto, tanto al niño como a su madre, Jacqueline Laurita, de 43 años de edad y conocida por protagonizar el programa de televisión “The Real Housewives of New Jersey” se les solicitó que dejaran de inmediato la biblioteca alegando que el niño estaba haciendo un poco de ruido y comportándose de manera “inapropiada”.

Jacqueline, bastante indignada por lo sucedido, subió varios vídeos en sus redes sociales de Instagram y Facebook denunciando y explicando lo que había ocurrido. La razón del comportamiento es que su hijo, Nicholas, de 8 años de edad, fue diagnosticado con autismo.

En los vídeos puede verse a Laurita pedirle a su niño que mantenga la calma y disminuya su tono de voz, debido a que lo sucedido lo alteró de una forma nada agradable. También puede observarse a Nicholas tomando los DVD de los estantes para darle palmadas y posteriormente devolverlos, colocándolos en su lugar.

La biblioteca Franklin Lakes, explicó en un comunicado que a nadie se le es pedido retirarse del recinto “hasta que sus acciones dentro del mismo disminuyan la capacidad de otros de poder disfrutar de otras experiencias ofrecidas por nuestros servicios”.

Mientras que por su parte, Laurita alega que Nicholas tuvo una recaída mientras ella intentaba sacarlo del lugar y que nadie le ofreció ayuda ni sostuvieron la puerta para que la madre e hijo pudieran irse.

Todos simplemente me observaron mientras me veían luchar con él para sacarlo de allí, tal y como me lo habían solicitado”, comentó.

Jacqueline y su esposo Chris, explican que fue a la edad de 3 años que le diagnosticaron autismo a su hijo. “A los 18 meses de nacido, dejó de cumplir las metas de desarrollo”, agregó la pareja quienes lamentan lo sucedido e hicieron un llamado para que las personas se informen sobre dicha condición y generar así conciencia.

Facebook / jacquelinelaurita

No hay nada más que hacer que lamentar este incidente e invitar a las personas a informarse y ser más comprensivos, no puede juzgarse un libro por su portada. Esperamos que el pequeño Nicholas no tenga que pasar por otra circunstancia así de nuevo.

Puedes ver el vídeo de Jacqueline explicando el incidente:

So..Nicholas got kicked out of one of his favorite spots(our PUBLIC library)this week. I guess non contextual vocals & tapping 2ce on the DVD’s are frowned upon. He had a meltdown as I struggled to get him to leave. Not one person offered or tried to help, or even opened the door for us. They just watched me struggle to get him out… as asked. 😔 My heart hurt so bad for the both of us after I got him out of there. The day before he had such a great experience there. I wish everyone understood #Autism . Time to go back and educate them! Time for inclusion. #autismawareness #autismawarenessmonth #ChrisAndJacFightBack

Publicada por Jacqueline Laurita en Domingo, 8 de abril de 2018

¿Qué te pareció la actitud tomada por los encargados de la biblioteca? ¡Comenta y comparte la experiencia de Nicholas con tus amigos!