Jaroon Suanmali tiene 71 y un problema muy grave: tiene un tumor  tan grande que parece como si tuviera dos cabezas y quiere terminar con su vida por todos los problemas que le acarrea su enfermedad.

Oriundo de la provincia de Lopburi en Tailandia, es llamado “el hombre de dos cabezas” debido a un enorme masa que crece desde su oído derecho y que aumentar de tamaño sin parar hace más de una década.

Estuvo durante muchos años intentando curar su enfermedad.

Cuando se presentó por primera vez esta dolencia corrió a ser atendido por los médicos, pero después de tantos años y con su tumor creciendo día a día, gastó todo su dinero en procedimientos, análisis, tratamientos y cirugías que no surtieron el efecto esperado.

Finalmente, abandonó la medicina cuando le dijeron que quizás podía desaparecer por sí solo.

Pero era tan grande que Jaroon no podía dormir. Los dolores son insoportables y es casi imposible moverse debido al tamaño del tumor. Además no puede escuchar del oído derecho, donde se aloja la gran masa.

El hombre con 71 años sufría fuertes dolores y no podía escuchar del oído derecho.

“A veces deseo que alguien me diera un montón de píldoras y no me despierte nunca más. La gente se burla y me dice el nombre de dos cabezas” cuenta afligido el tailandés.

Cuando los medios conocieron su problema, gracias a una foto tomada por un transeúnte, lo buscaron hasta encontrarlo en su casa, una pequeña y precaria cabaña de metal en Thale Chupsorn.

La precaria casa del hombre.

El hombre aún trabaja como recolector de basura, a pesar de su gran dolencia y de su edad, ya que se ve obligado a continuar en actividad para poder pagar sus cuentas y continuar comprando medicamentos para su tratamiento.

Su hijo lo había ayudado hasta entonces en todo lo que podía, pero no era suficiente. Además nadie le aseguraba poder terminar con su problema.

Nadie sabe cómo creció tanto.

Gracias a la cobertura que le dieron los medios, recibió cientos donaciones de varios miles de euros, por lo que finalmente pudo pagar la cirugía para removerse el tumor y acabar con su sufrimiento.

“Me siento increíble, como nunca lo había imaginado, tengo una vida nueva, soy una persona nueva” contó el hombre feliz luego de la cirugía.

Ahora puede tener una buena calidad de vida.

El médico que realizó el procedimiento.

El tumor tenía una circunferencia de 15 centímetros y pesaba casi 2 kilos, según explicó el encargado de la cirugía, el doctor Worawat Kaewwichian.

Aún no se sabe las razones por las cuales el tumor creció tan rápido y llegó a tener esas dimensiones, pero ahora lo más importante es la recuperación del señor Suanmali.

Este es el tumor que le extirparon ¡Impresionante!

Daily Mail

¡Comparte su impresionante transformación con tus amigos!