La boda entre Ben Affleck y Jennifer López se dio de manera secreta e inesperada el pasado 16 de julio, pero ya comenzaron a salir a la luz los detalles del evento y algunos de ellos han resultado bastante particulares.

Como es costumbre, los novios fueron homenajeados con regalos de sus amigos y familiares, pero hay un obsequio en especial que dio mucho de qué hablar.

Jennifer Garner, la ex de Ben Affleck, envió a JLo un regalo de bodas.

Jennifer

Garner, quien fuera esposa del actor durante 10 años, decidió no pasar por alto la decisión de Ben y envió un regalo a los nuevos esposos. El gesto de Garner causó bastante incertidumbre, pues no es una actitud típica de una ex pareja.

Sin embargo, la actriz estadounidense demostró una madurez de otro nivel, pero no por ello han parado los comentarios acerca de su regalo. Para algunos el presente no es más que una caja de Pandora y apuntan a que Garner no está del todo contenta con la boda.

La actriz de 50 años luciendo fresca y radiante en la alfombra roja.

Los fanáticos de esta pareja quedaron sorprendidos, después de que JLo anunciara que se había casado en Las Vegas, Nevada, con Ben Affleck.

En retribución al hermetismo con el que se dio la boda, la cantante compartió con sus fans una serie de clips que revelan incluso los detalles previos a la ceremonia.

Los esposos quisieron compartir un poco de su felicidad con su público.

Una boda muy modesta en comparación con el glamour que caracteriza a la pareja y, especialmente a la intérprete de “Live it Up”, fue el primer detalle tomado en consideración por los medios. Pero ahora la atención se centra en el gesto de Garner.

La unión de estos artistas no era ningún secreto, pero lograron mantener la boda fuera del lente de los paparazzi.

El asunto salió a la luz, después de que la agencia fotográfica The Grosby Group posteara en sus redes un comentario acerca de la visita hecha por Garner a Jennifer López:

“Una Jennifer Garner visiblemente molesta apareció en la casa de JLo el domingo (17 de julio a mediodía)”, dijeron.

De inmediato los comentarios comenzaron a surgir en redes sociales, pues al tratarse de la ex de Ben se asume que su disgusto podría atribuirse a un asunto de celos. Pero, antes de que esto trascendiera mucho más, apareció un nuevo detalle sobre la polémica visita.

¿Qué tanta cordialidad pudo existir en ese encuentro?

Según el portal Hollywood Life, el gesto de Garner fue sincero debido a la buena relación que la protagonista de “Quiero tener 30” mantiene con la pareja. Pero no solo fue una visita, sino que el gesto estuvo acompañado de un ramo de flores.

“Felicitó a Ben y a JLo después de su boda en Las Vegas y les envió un hermoso ramo de flores”, además, el portal señaló que Garner reaccionó con alegría por la boda de su ex.

Dada las versiones tan dispares entre Hollywood Life y la agencia The Grosby Group, los seguidores de los artistas están sacando sus propias conclusiones.

La verdad no es muy común que se celebren las uniones de las ex parejas, pero vale recordar que Ben y Garner tienen tres hijos en común.

Quizás la actriz conocida por su papel como agente de la CIA solo esté buscando mantener la cordialidad por el bien de sus hijos. De hecho, se sabe que Garner demostró en el pasado su apoyo a la relación entre JLo y Ben, después de la mediática ruptura en el 2004.

¿Tendrá la relación el mismo desenlace que sufrió en el pasado?

La mayor demostración de confianza que Garner ha tenido con “La diva de Bronx” es permitirle compartir con sus tres hijos. Desde que JLo hace parte de la vida de Ben, Garner nunca ha sido causa de conflicto o al menos no públicamente.

Por el bienestar de los menores, la divas y el artista han tratado de mantener un vínculo cordial.

Al parecer estas artistas mantienen una relación respetuosa, tanto es así que JLo le permite también a Garner compartir con su hija Emme.

Aunque, algunos comentaristas perfilan a que la madurez de la madre de los hijos de Ben no soportó la noticia y efectivamente la visita no fue hecha con el mejor de los ánimos.

En medio de todo el revuelo causado por la sorpresiva boda, esperamos que esta pareja pueda llevar en esta ocasión una relación firme y duradera pese a los paparazzi.