Como es común en Jennifer Lopez, la cantante, bailarina, compositora, productora discográfica, diseñadora de modas, empresaria, productora de televisión, coreógrafa, perfumista y filántropa estadounidense de origen puertorriqueño, una vez más ha sorprendido con su atrevido vestuario al presentarse en el conocido evento, la “Gala Time 100”, en la ciudad de Nueva York.

Cuando J Lo se dirigió a la famosa alfombra roja, en el evento organizado por la Revista Time, dejó a todos boquiabiertos con su vistoso vestido dorado, que tenía un pronunciado escote.

Cuando todos pensaron que ese había sido el vestido elegido para su actuación del pasado martes, entonces Jennifer Lopez llevó su atrevimiento a otro nivel.

En una parte del espectáculo, la cantante lució un vestido blanco con un profundo escote y aberturas laterales, a través de las cuales podía lucir sus atractivas piernas.

Pero en otro momento, junto a un impresionante montaje de sonido, voz y coreografía, un entramado de plumas escondieron a la artista, guardando el misterio propio que le caracteriza.

Para uno segundos después revolucionar a todos los presentes con su salida ligera de ropa en escena.

En un momento dado, la cantante de 48 años bailó “Love Do not Cost A Thing” en el escenario en el Lincoln Center de la ciudad de Nueva York, con una tanga de lentejuelas… Y poco más.

La actriz combinó la escasa prenda con un sujetador de lentejuelas a juego mientras bailaba y pisaba enérgicamente con sus altos tacones sobre el escenario.

Este fue el impactante momento en el que atrevió a casi desnudarse frente al público

Más tarde, la estrella lució un enorme abrigo de pieles blancas y una gorra de béisbol con joyas incrustadas.

En un momento dado, ella le entregó el ostentoso sombrero a su novio Alex Rodríguez, que estaba justo al pie del escenario.

Si J. Lo ya se había asegurado de ser el centro de atención con su exuberante vestido de Zuhair Murad, de color champán, con vistosos bordados metálicos, no cabe duda de que lo siguió siendo durante toda la noche, dando mucho de qué hablar y cautivando a todo el público con sus piernas y trasero casi al descubierto, su pecho prominente y su larga y seductora cabellera.

Pendientes simples, pulseras de diamantes y un sinfín de anillos añadieron otra dimensión a su aspecto ya deslumbrante.

Estaba claro que J.Lo era la realeza de Hollywood por el aspecto de su exuberante vestido de color champán y su atrevido vestido blanco en el momento de su actuación.

Esta fue la impresionante coreografía y puesta en escena con la que J.Lo cautivó a los asistentes

¿Crees que una mujer como J Lo debería seguir usando ese tipo de vestimenta cada vez que aparece en escena? Déjanos saber tu opinión y compártelo en tus redes.