Para un padre la felicidad de su hijo es lo más importante, por eso se entristecen cuando tienen que lidiar con los problemas que sus pequeños deben afrontar, y más si estos problemas son causados por abuso o burlas que atenten contra su autoestima.

Jesus Fernando Ruiz Moneo de Bedia, un pueblo de Bizkaia, tuvo que afrontar esta situación cuando a su pequeño Luken de 5 años le dijeron marica en la escuela porque le gusta pintarse las uñas de sus manos.

El indignado señor Ruiz no podía creer que a una edad tan temprana los compañeros de colegio de su hijo ya tuvieran tantos prejuicios y se burlaran de él por algo tan simple como pintarse las uñas.

Ver lo triste que se encontraba su hijo le partió el corazón por lo que decidió que debía hacer algo para ponerle alto a las burlas que su hijo recibía de parte de sus compañeros de clases.

El hombre le pidió a su pequeño que le pintara las uñas a él tal cual como él se las pintaba para que ambos lucieran iguales, el pequeño Luken encantado se dispuso a pintarle las unas a su adorado padre.

Después de que las uñas del señor Ruiz estuvieron pintadas de todos los colores, tomó una foto de las manos de ambos y la subió a su cuenta de Facebook en donde de la manera más amable realizó una protesta para crear conciencia en los padres y lo que enseñan a sus hijos sobre respeto e igualdad.

Las divertidas imágenes de este padre en compañía de su hijo con las uñas pintadas se popularizaron rápidamente al igual que su mensaje, Fernando Ruiz solo espera que su mensaje cree conciencia pues él no quiere tener que tolerar que a su pequeño Luken lo molesten y acosen por algo tan insignificante como unas uñas pintadas.

Estoy convencido, de que los niños que se meten con Él le han contado a sus padres que se pinta las uñas y ellos habrán contestado: ‘Eso es de niñas’, no se pueden decir esas cosas a niños pequeños. Pido a los padres que no inculquen sus prejuicios a sus hijos”, dice Ruiz.

Verne.ElPais / Facebook

Este hombre se encuentra muy enfadado con esta situación, pero él no culpa a los niños pues cree que esa manera de pensar esta infundada por sus padres, por lo que pide que se cree conciencia en ellos y en la manera discriminadora en la que están criando a sus hijos.

El acoso en las escuelas es una situación muy preocupante que debe detenerse, este padre le ha dado una importante lección a su pequeño hijo para que ignorara las críticas de los demás y para que fuera feliz consigo mismo.

Esperamos que los demás entiendan la diversidad y acepten a cada quien como es. No olvides compartir esta noticia.