En Florida, Estados Unidos, la policía arrestó a un hombre de 23 años acusado de secuestrar y violar a una niña de 10 años.

El hombre identificado como Jonathan Díaz Fundora, contactó a la menor a través de un portal de Internet y habló con ella durante seis semanas hasta que acordó un encuentro personal. Después viajar durante cuatro horas en coche, la fue a buscar, la metió en su coche y la trasladó a un motel donde abusó de ella sexualmente.

Antes de salir de su casa, la menor dejó una nota sobre su cama avisando a sus padres que se quedaría a dormir en casa de un amigo un par de noches, cuando ellos leyeron el mensaje de inmediato alertaron a la policía.

Las autoridades descubrieron en el ordenador de la menor las conversaciones que había mantenido con el pedófilo.

Lograron localizar el número de la matrícula de su coche en una foto que él publicó y enviaron agentes de policía a todos los hoteles de la ciudad para dar con su paradero.

Finalmente encontraron el coche y cuando accedieron a la habitación encontraron a la niña escondida en el baño parcialmente vestida y llevando un collar de perro de color rosa.

El presunto violador admitió que había acordado con la niña para tener relaciones sexuales con ella y alegó que ignoraba su edad y que pensó que tenía al menos 15 años.

Fundora fue arrestado, acusado de secuestro y de agresión sexual, se enfrenta además a cinco cargos de posesión de pornografía infantil y dos cargos por utilizar un ordenador para seducir a un menor.

Actualmente está en prisión sin fianza y la víctima está recibiendo tratamiento psicológico.

Todos los padres deben conocer el peligro que se esconde en Internet, hay muchos “monstruos” como Fundora capaces de atentar contra inocentes para satisfacer sus enfermizos deseos.

Grady Judd, el sheriff de la localidad instó a los padres a vigilar el contenido que ven sus hijos en los dispositivos electrónicos.

“Me estremezco al pensar en las consecuencias que hubieran ocurrido si sus padres no habrían denunciado la desaparición de forma inmediata. Haremos todo lo que esté en nuestras manos para que Fundora pase el resto de su vida en la cárcel”, declaró.

Felicitó a los agentes por el despliegue que hicieron para capturar al pedófilo. Relató que Fundora le pidió a los agentes que si al terminar podrían llevarlo hasta su coche y estos le respondieron que jamás volvería a necesitar un auto porque pasaría sus días tras las rejas, le comentaron que no se imaginaba la gravedad del delito que cometió.

People

La trágica experiencia que vivió la niña sirve como advertencia para todos los padres, no te vayas sin compartir esta noticia.