Este trágico accidente ocurrió el pasado 31 de marzo en la localidad de Saint Louis, Missouri, Estados Unidos cuando un niño de 5 años utilizó un arma cargada que encontró en la habitación de sus padres mientras buscaba golosinas y disparó contra su hermano de 7 años.

El pequeño buscaba golosinas en un cajón de la habitación de sus padres Jericho Perry de 39 años y Michelle Lawson de 37 cuando encontró el arma pensando que era de juguete.

Accidentalmente, Jones disparó contra su hermano Jermon que estaba jugando un video juego, lamentablemente este falleció poco tiempo después.

Michelle, madre de los pequeños, padece cáncer y había estado ingresada en el hospital recientemente, publicó en su perfil de Facebook: “Les agradezco a todos desde el fondo de mi corazón. No puedo entender esto, pero todo lo que sé es que estoy destruida para siempre”.

La víctima recibió un impacto de bala en la cabeza, de acuerdo con un informe emitido en 2015 por la Biblioteca Nacional de Medicina, aproximadamente 100 jóvenes menores de 14 años mueren tras ser heridos de bala por accidente en sus casas en Estados Unidos.

Jones no comprende lo que ocurrió, no asimila que su hermano falleció y pregunta en reiteradas oportunidades cuándo regresará del hospital.

Las autoridades policiales están investigando las circunstancias en las que ocurrió la muerte del pequeño y hasta ahora no han presentado ningún cargo.

Erica Jones, una portavoz de la familia, relató que cuando la madre de los niños, quien se encontraba en la planta baja de la casa, escuchó el disparó corrió subiendo las escaleras y encontró a Jermon, a quien llamaban por cariño “MonMon” sangrando en una silla.

De inmediato lo trasladaron de urgencia al hospital, pero los médicos no pudieron hacer nada por preservar su vida y lo declararon muerto horas después.

El arma era propiedad del padre de los niños quien tenía permiso para portarla, estaba guardada en una funda dentro de un cajón en la cómoda de su habitación y no estaba bloqueada.

Erica Jones enfrentó la muerte de su hija que fue asesinada en un tiroteo en un auto cine, dejando huérfano a un niño pequeño, ha vivido en carne propia el dolor de perder de una forma trágica y repentina a un ser amado y se repite el episodio en su familia.

Ella emprendió una campaña en GoFundMe para recaudar fondos destinados a ayudar a la familia a cubrir los gastos del funeral del pequeño fallecido, describe a “MonMon” como un niño encantador que amaba la vida y la familia, que siempre estaba jugando con su hermano gemelo y su hermano menor.

stltoday / Daily Mail

Muchas personas se han congregado frente a su casa para rendirle un homenaje.

Es un caso desgarrador que nos invita a reflexionar sobre el peligro de tener armas al alcance de los niños. Compartamos un mensaje de solidaridad con los familiares.