El ser humano es una compleja máquina que funciona de maravilla, pero basta que una pequeña pieza desencaje del gran engranaje para que algo no marche bien. Y operaciones tan básicas como respirar o hacer las necesidades podrían convertirse en una verdadera pesadilla.

Es lo que le sucedió a un hombre del sudeste de China, que tuvo que correr al hospital a la medianoche después de notar un misterioso bulto del tamaño de una pelota que se le salía del ano.

El bulto, que todavía estaba adherido a su trasero, era su recto y misteriosamente se había desprendido de su cuerpo, según informaron los médicos.

También dijeron que la condición, llamada prolapso rectal, pudo ser causada por el hecho de que el hombre se había sentado en el inodoro durante más de 30 minutos.

El hombre aseguró que había estado jugando en el teléfono mientras intentaba defecar.

El incidente tuvo lugar en Zhongshan, provincia de Guangdong, el 4 de febrero, según informaron los medios locales.

Un hombre en China tuvo que ir al hospital tras ver un misterioso bulto saliendo de su ano

El paciente, cuya identidad no fue revelada, fue tratado por el Dr. Su Dan de la división de cirugía gastrointestinal del Hospital Sexto Afiliado de la Universidad Sun Yat-sen.

El Dr. Su dijo que el paciente fue diagnosticado con prolapso rectal, una condición que hace que la última parte de los intestinos se desprenda de su posición habitual y se vuelva visible desde el exterior del cuerpo.

El Dr. Su dijo que la situación del paciente era severa.

“El paciente ha tenido prolapso rectal desde que tenía cuatro años, pero su condición nunca fue tratada, por lo que la situación empeoró”.

Una tomografía computarizada (TC) mostró un bulto en forma de bola fuera del ano del paciente. El bulto tenía un diámetro de 16 centímetros.

Una tomografía computarizada de un hospital en Guangdong muestra el bulto que sobresale del ano del hombre

El Dr. Su dijo que había hematomas y manchas de sangre a lo largo de la pared intestinal del paciente.

Dijo, además, que el prolapso rectal generalmente ocurre en niños o personas mayores. Para algunos niños pequeños, la condición podría estar relacionada con una disfunción innata.

Aunque el paciente ha tenido la afección desde edades tempranas, el Dr. Su agregó que la causa directa del prolapso fue la larga duración que pasó en el inodoro, explicando que cuando el paciente intentó defecar, el esfuerzo pudo haber debilitado sus músculos de la pelvis.

El hombre fue intervenido el mismo día y ahora se recupera.

El doctor explicó que ya sea que uno esté sentado o en cuclillas sobre un inodoro, la presión en el abdomen se acumula y forzaría al recto a sobresalir, ya que los músculos pélvicos no son lo suficientemente fuertes como para sostenerlo.

El Dr. Su dijo que pasar demasiado tiempo en el baño podría debilitar los músculos de la pelvis

Y recomendó que cualquier persona que tuviera esta afección, debería ser tratada lo antes posible.

El prolapso rectal es la protrusión indolora del recto a través del ano, provoca que el recto se gire de dentro a fuera, de modo que la mucosa rectal es visible desde el exterior del cuerpo como una protuberancia de color rojo, húmeda y en forma de dedo, que emerge del ano.

Kan Kan News

A menudo ocurre durante un esfuerzo, por ejemplo durante la deposición. El diagnóstico se basa en la exploración y varias pruebas de diagnóstico por la imagen. En lactantes y niños suele curarse sin cirugía, pero en adultos se trata quirúrgicamente.

Un episodio muy desagradable por el que el paciente se lo tuvo que pasar muy mal. Es muy importante que cualquier situación anormal sea tratada a tiempo para poder evitar peores daños futuros, como es este caso.

Comparte esta importantísima información con tus amigos. ¡Siempre es mejor prevenir!