La llegada de un bebé a la familia es uno de los acontecimientos más importantes y desde el comienzo del embarazo los padres preparan todo con mucha ilusión para garantizar que todo salga bien.

La tecnología permite que puedan incluso ver el rostro de su pequeño en el vientre de la madre a través de una ecografía a color y en cuatro dimensiones. Asimismo, los avances de la ciencia ofrecen la oportunidad de realizar estudios especiales para diagnosticar enfermedades en caso de ser necesario.

Lamentablemente, a veces los padres tienen que enfrentarse a la noticia de que su bebé presenta alguna afección, ese fue el caso de Kacy Doworsky, un pequeño que nació saludable, pero con una enfermedad en su piel.

El pequeño tenía muchos lunares de grandes dimensiones por todo su cuerpo, algunos eran planos y lisos, otros eran ásperos y sobresalientes.

Dan y Stephanie, los padres de Kacy, estaban consternados al ver el cuerpo de su hijo, los médicos les advirtieron que podría ser víctima de críticas crueles y discriminación cuando creciera, incluso les dijeron que algunos niños tendrían miedo de acercarse a él en el colegio.

Stephanie fue muy cuidadosa durante su embarazo, no podía evitar culparse por la condición de su hijo, pero se trataba de algo que sucedía de forma aleatoria.

Esa afección la padece uno de cada medio millón de niños, se llama nevus melanocítico y no existe hasta ahora una manera de prevenirla ni curarla.

Los lunares en el cuerpo de Kacy pueden estar ocultos por su ropa, excepto los de su rostro y su cabeza.

Los padres de Kacy visitaron muchos dermatólogos pediátricos, tomaron la decisión de remover algunos de los lunares de su rostro para hacer que su vida fuera más fácil.

Pero Dan, su hija de tres años, los ayudó a ver que la apariencia de su pequeño no era algo de qué avergonzarse, desde que ella conoció a su hermano menor lo amó sin siquiera mencionar las manchas que había en su cuerpo.

Lo que hacía respecto a los lunares era darles besos, y ese gesto inspiró a Dan y a Stephanie a ver todo con otra perspectiva.

La condición de Kacy les hizo descubrir que la gente le teme a lo desconocido, así que emprendieron una campaña en la plataforma de GoFundMe para recaudar fondos destinados a los gastos médicos de su hijo y para dar a conocer su historia y así crear conciencia.

Ellos comenzaron a difundir las imágenes y la historia de la rara enfermedad de su bebé para que él y otros niños que la padezcan no se sientan discriminados ni sean víctimas de comentarios despiadados respecto a su apariencia.

Daily Mail / CBS

Kacy ya tiene un amo y es un niño muy juguetón y feliz, sus padres están muy agradecidos por todas las manifestaciones de apoyo y amor que han recibido. ¡Comparte su inspiradora historia!