El caso de estos hermanos es un misterio médico que ha dejado a una familia devastada, cuando Kalea de seis años, comenzó a recibir su tratamiento médico contra el tumor cerebral que padecía diagnosticaron a su hermano Noah de cuatro años con la misma enfermedad.

Kalea Avery estaba recibiendo el tratamiento y sus padres pensaron que habían comenzado el recorrido para ganarle la batalla a su enfermedad. Pero dos semanas después descubrieron que su hermano menor también padecía cáncer cerebral.

Ahora los dos niños luchan juntos y sus padres necesitan ayuda para financiar el costo de su tratamiento.

Todo comenzó cuando Kalea comenzó a sufrir dolores de cabeza y sus padres la llevaron al médico, después de realizarle una resonancia magnética detectaron el cáncer.

Fue operada de emergencia y empezaron a administrarle el tratamiento, hasta que poco después también diagnosticaron a su hermano Noah que había empezado a tener alteraciones de sueño y a inclinarse al caminar.

Además, se quejaba de presentar dolores de cabeza entre las cejas, el mismo lugar donde le dolía a su hermana.

A principios del mes de junio, en el procedimiento quirúrgico, los médicos extrajeron del cerebro de Kalea un tumor de 3,5 centímetros, padecía meduloblastoma, un cáncer que se forma en la base del cráneo y que es propenso a extenderse con rapidez.

El tumor generalmente se ubica en el área del cerebro que controla las funciones motoras, los pacientes suelen sufrir alteraciones de equilibro y movimiento.

Duncan y Nohea, de Carolina del Norte, Estados Unidos son los padres de los pequeños que tuvieron que enfrentarse a la noticia devastadora, confesaron que al conocer el diagnóstico de los niños rompieron a llorar.

“Mi corazón literalmente se sentía como si se hubiera roto”, dijo Nohea, la madre del niño.

La vida los sorprendió con una prueba muy dura que enfrentan unidos y demostrándoles a sus hijos todo el amor que sienten por ellos.

El pequeño Noah también fue intervenido quirúrgicamente y ahora recibe tratamiento junto a su hermana.

Sus padres intentan recaudar dinero a través de la plataforma de GoFundMe para poder pagar los gastos del tratamiento de ambos y salvar la vida de Kalea y Noah. Hasta ahora han recaudado más de 150.000 dólares en una semana, tienen un objetivo de 200.000.

LV / People

En un corto período de tiempo, los dos niños recibirán sesiones de radiación y se presume que de quimioterapia. Los médicos aseguran que con el agresivo tratamiento pueden tener una esperanza de vida.

Los valientes hermanos no están dispuestos a rendirse, tienen muchas ganas de vivir y seguro que con el apoyo de todos lo lograrán. Comparte esta emotiva historia.