Karen Ailen Grodzinski y Génesis Uliannys Gibson eran dos modelos y escorts (damas de compañía / prostitutas) que trabajaban en la Ciudad de México. Ambas fueron asesinadas y sus casos han generado una investigación muy compleja que tiene vinculación con delitos de 2006 y que está relacionada a una red de trata que “engancha” a mujeres a través de Internet.

Karen, de argentina, y Génesis, venezolana, de 23 y 24 años respectivamente, fueron asesinadas en hoteles de la capital del país de manera similar. La primera el pasado 27 de diciembre y la segunda, el 17 de noviembre, después de que desapareciera de la ciudad de Puebla.

El aviso de la Fiscalía buscando a Génesis. Su desaparición fue denunciada por su amiga argentina, que moriría 20 días después en iguales circunstancias.

Las dos llegaron a México a través de una familia identificada como Santoyo Cervantes, que las colocó como escorts en el portal www.divas.com.mx, el cual ya no está operativo. Allí trabajaron durante dos años para pagar la deuda que habían contraído por viajar a este país.

Génesis y Karen habían llegado a México con la promesa de trabajar en la televisión mexicana, ambas habían llegado a través de esta web y vivían juntas en un departamento de la colonia Narvart.

Karen soñaba con ser actriz.

Compartían los mismos sueños y no pasó mucho tiempo para que se hicieran amigas.

La argentina fue la primera que denunció la desaparición de Génesis en Puebla, el 16 de noviembre a través de las redes sociales, y fue quien tuvo que identificar su cuerpo un día después.

Genesis apareció muerta en la habitación 107 del hotel Platino, ubicado en la delegación Venustiano Carranza de la Ciudad de México.

También fue la joven argentina quien se comunicó con la familia de la venezolana para informar sobre su asesinato.

Genesis viajó a México para triunfar como modelo.

Pero a los 10 días, Karen también fue asesinada y su cuerpo encontrado en una habitación del hotel Pasadena, localizado en la avenida Revolución de la capital mexicana.

Los asesinatos no podían ser causalidad. La investigación se intensificó y una fuente oficial no identificada reveló a un medio de comunicación que, desde 2006 las autoridades investigan una red de tráfico de mujeres que opera desde la Argentina a través de un hombre identificado como “El Caputo”, que tiene su conexión en México con la supuesta familia Santoyo Cervantes y cinco páginas de Internet que ya investigan las autoridades de la capital mexicana.

Los Santoyo Cervantes eligen a las mujeres para el mercado mexicano a través de las webs. Chicas de toda Latinoamérica llegan a México esperando trabajar en la televisión, pero no sólo no lo logran sino que son obligadas a trabajar como prostitutas para pagar los gastos del viaje.

Las mujeres son engañadas y terminan trabajando como prostitutas.

Así es como terminan prostituyendose en ciudades como Los Cabos, Cancún, Monterrey, Tijuana y la Ciudad de México.

Pero antes de esto, una mujer, llamada Silvia, las “asesora en su carrera artística”. Esto también deben pagarlo al trabajar como acompañantes.

Las jóvenes son explotadas, pues los clientes pagan por cada cita 450 dólares, pero ellas sólo reciben 75 dólares, mientras que sus administradores ganan más de 10.000 dólares mensuales.

Pero la Policía dice tener las manos atadas con estas páginas que tienen dirección IP en España, Argentina y otros países sudamericanos. El problema: no hay ninguna denuncia de las mujeres atrapadas en esta red de trata.

La argentina fue asesinada en el hotel donde prestaba sus servicios.

“Casi siempre dicen que están bien o que es consensuado, porque no saben que es un delito“, afirmó el funcionario no identificado.

Karen había llegado a México en 2016 y brindaba servicios de acompañante a huéspedes del hotel donde fue hallada muerta con dos balazos y varios cortes en su cuerpo.

La primera hipótesis de la policía mexicana es que la joven argentina había mantenido un vínculo de pareja con un hombre que luego arrestaron pero, tras diez días de permanecer en la cárcel, fue liberado.

El principal sospechoso del asesinato de la joven argentina era el actor mexicano Axel Arenas, de 27 años, que ahora fue declarado inocente y puesto en libertad por la falta de evidencias en su contra.

El juez determinó no vincular en el proceso al actor después de que su defensa presentó pruebas que comprobaron que el joven estaba en Colombia el día del homicidio y los días previos.

Estas redes de trata engañan a las mujeres, como Karen y Génesis, que encontraron un destino fatal.

EC / La Nación

La investigación continúa pero no hay más detenidos, a pesar de las pistas que involucran a la familia Santoyo Cervantes y las páginas de Internet.

¿Qué piensas del caso? Danos tu opinión y comparte la nota.