A nadie le gusta estar enfermo y es que, aunque fuera una simple gripe común, esto nos causa un gran malestar físico y nos agota mentalmente; mientras más dura esta gripe, más cansados nos sentimos.

Si pasar un par de días con resfriado te resulta insoportable, imagina lo que sería vivir 10 años con los molestos síntomas. Kathi Wilson, de 41 años, es una mujer cuyo estado físico ha sido afectado durante los últimos 10 años por una enfermedad que ha dejado desconcertado a más de un médico.

La mujer describe esta enfermedad como tener gripe, pero ningún médico ha podido encontrar la cura para esta misma, Kathi ha padecido esta enfermedad durante los últimos 10 años. Una década en los que ha sido sometida a todo tipo de pruebas y estudios para detectar qué se supone que la está atacando.

Las muchas visitas a diferentes médicos y estudios que le han realizado han sido completamente en vano pues ningún médico ha logrado encontrar cuál es el mal que ataca a esta mujer para encontrarse en ese estado.

Debido a todos estos años sintiéndose mal, Kathi se ha visto muy afectada, pasa casi todo el día durmiendo y ya no quiere caminar, la enfermedad ha atacado todo su cuerpo y las pocas esperanzas de recuperarse la han debilitado mentalmente.

Sin embargo, a pesar de todo lo que ha tenido que pasar, intenta seguir con su vida. Y, después de pasar tanto tiempo enferma, Kathi decidió realizar algunas remodelaciones en su casa, tal vez esto le daría algo de ánimo.

Lo que no sabía es que estos contratistas encargados de renovar su casa serían quienes descubrirían la razón de su enfermedad.

El equipo de contratistas trabajaba arduamente en la renovación de la casa de Kathi, todo iba sobre la marcha, la construcción y reforma del hogar de esta mujer parecía ir muy bien; sin embargo, mientras los hombres hacían su trabajo de demolición en el baño, encontraron algo aterrador.

Durante los últimos 10 años en la vida de Kathi solo se sintió mal y ningún médico le dio la respuesta de porqué se sentía así, pero bastaron algunas reparaciones en su casa para descubrir lo que en realidad estaba haciéndole daño a esta mujer.

En el baño de la mujer de 41 años había un viejo calentador de agua, los contratistas horrorizados descubrieron que este mismo había sido mal instalado lo que causaba algo terrible en la salud de Kathi.

Al instalar mal el calentador del baño, dejaron una fuga de gas que resultaba ser muy venenoso. Así que, durante una década entera o quizás más tiempo, Kathi había estado respirando gas dañino; monóxido de carbono, para ser más exactos.

La respuesta que la mujer buscó durante años en manos médicas, llegó a ella de quienes menos lo imaginaba y ahora está completamente agradecida. Ahora que la causa del problema ya está resuelta, solo le queda empezar a mejorar.

Es increíble cómo algo tan común y básico puede afectar nuestra vida de una manera tan contundente.

Comparte esta historia con tus amigos y adviérteles sobre el daño que puede generar un calentador mal instalado.