Adentrarse en alta mar puede ser una de las aventuras más excitantes, especialmente cuando en el momento menos pensado consigues empatizar con el más simpático grupo de animales marinos.

Es lo que vivió Rupert Kirkwood a más de 3 kilómetros de la costa de Devonshire, en Inglaterra. Y lo que tiene para contar es increíble.

Rupert suele documentar sus innumerables paseso en kayak y no es la primera vez que en sus salidas logra entablar una amistosa relación con ballenas o delfines. Pero nunca había estado tan cerca de estos inteligentes animales, y que lo hayan escoltado por tanto tiempo, es algo que sin duda no se ve todos los días.

Pudo capturar el momento en que un grupo de amigables delfines nadaban sincronizadamente junto su kayak, saliendo hasta fuera de la superficie. Así lo evidencia el magnífico video que luego compartió en su red social el pasado lunes.

“Creo que he sido aceptado como uno más de su grupo ¿O están buscando mis sándwiches de atún?”, publicó Rupert.

I think I've been accepted as one of the pod (or are they after my tuna sandwiches?)

Publicada por Rupert Kirkwood en Martes, 11 de septiembre de 2018

El hombre relató que se quedó atónito al ver cómo estos simpáticos nuevos amigos saltaban y jugaban a su alrededor.

“Hubo un delfín bebé en el grupo que saltó fuera del agua con tanto vigor como cualquiera de sus mayores. Algunos del grupo vinieron a dar un paseo a proa”.

Parecía como si los delfines estuvieran felices por la velocidad a la que iba Rupert y hacían las adorables piruetas a su ritmo, pero cuando se detenía un poco era como si se les hubiera acabado el juego y su energía reducía también.

“Realmente tienes que remar a toda máquina para generar suficiente onda de presión para mantener a los delfines interesados. Es mucho más fácil en un bote con un enorme motor fuera de borda”, dijo Rupert.

Evidentemente, el hombre ya estaba cansado de remar, pero estos animalitos no estaban dispuestos a detenerse, pedían más. 

En un momento dado, todo le grupo se dio la vuelta como a manera de despedida y algunos saltaron los más alto que pudieron.

¡Es una escena adorable!

Rupert ha explorado casi 2,000 kilómetros de la costa del suroeste de Inglaterra y ha acumulado más de 30,000 kilómetros en total.

Pero ahora su pasión es concentrarse en sus viajes en kayak en alta mar en busca de criaturas marinas extremas y se ha encontrado con tres especies de ballenas, cuatro especies de delfines, tiburones peregrinos, atún rojo gigante, pez luna, focas y una tortuga laúd.

Facebook / Rupert Kirkwood

Es verdaderamente un regalo de la naturaleza poder contemplar a estos tiernos e inteligentes animales tan de cerca, disfrutando de su entorno y amistando con un humano. Una muestra de que la convivencia entre animales y humanos es posible cuando respetamos su vida, y lo agradecen como sólo ellos saben hacerlo.

Comparte este increíble video en tus redes y esperamos que Rupert nos sorprenda con nuevos adorables encuentros en alta mar.