Una mujer oriunda de Dallas, Texas, Estados Unidos, fue detenida por lesiones graves hacia su hijo, tras confesar haber convencido a médicos que el niño estaba gravemente enfermo, lo que provocó numerosas cirugías innecesarias.

Kaylene Bowen, de 34 años, llevó a su hijo Christopher, ahora de 8 años, a 323 visitas al hospital desde su nacimiento. La mujer les decía a los profesionales que el niño tenía alergia a la leche y necesitaba un trasplante de pulmón debido a los graves efectos secundarios.

Christopher fue sometido a 13 cirugías importantes por las presuntas dolencias, contaron los fiscales; muchas de las cuales tuvieron lugar en el Children’s Medical Center de Dallas.

Kaylene Bowen mentía sobre la salud de su hijo.

El pequeño estuvo durante años visitando hospitales.

Desde que nació el niño fue sometido al escrutinio de los médicos a pedido de su mamá.

La madre llegó incluso a crear sitios webs donde le proponía a la gente colaborar con los costosos tratamientos a los que supuestamente se debía someter su hijo.

Bowen continuamente les mintió a los médicos, quienes hace dos años sospecharon y acudieron a los Servicios de Protección Infantil, de acuerdo con NBC Dallas Fort-Worth. Finalmente, confirmaron que Christopher no estaba enfermo.

Según el papá del pequeño, Ryan Crawford, la mujer manifestaba que su hijo vomitaba violentamente cada vez que bebía leche e incluso le dijo al juez que los médicos le habían dicho que Christopher no iba a poder caminar. “Declaró que tenía problemas para seguir comiendo y que necesitaría un tubo de alimentación”, agregó Crawford.

La madre incluso pedía fondos para costear las cirugías.

Fue sometido a 13 operaciones quirúrgicas.

El pequeño vivía bajo tratamientos innecesarios.

La pareja, ahora separada, comenzó a salir en 2009: “Estaba en un club y parecía una mujer agradable. Ella era agradable, bonita. Me llamó la atención“, dijo sobre Bowen el papá del pequeño.

Ahora, Crawford afirmó estar preocupado porque sea la mujer la que realmente tiene una condición médica. El hombre está convencido de que Bowen sufre una afección llamada Síndrome de Munchhausen (MSBP), es un trastorno mental caracterizado por los padecimientos a consecuencia de crear dolencias para asumir el papel de enfermo. Sólo que la mujer lo ejercía sobre el niño.

MSBP es un “problema de salud mental en el que un cuidador compensa o causa una enfermedad o lesión en una persona bajo su cuidado”, que muchas veces es un niño.  El comportamiento puede provenir de “baja autoestima, estrés, ansiedad” o una necesidad de atención.

La enferma resultó ser la mujer.

Los médicos comenzaron a sospechar de la mujer y descubrieron que el niño estaba sano.

“Comenzó ocho días después de su nacimiento”, dijo Crawford sobre el comportamiento extremo de Bowen. Los problemas aumentaron hasta que eventualmente ella afirmó que “mi hijo estaba muriendo”.

“Estaba horrorizado porque, por lo que sabía, mi hijo estaba bien”, aseguró el papá, que mientras lloraba, manifestó sentirse parcialmente culpable por no haber detenido las visitas hace años.

Ahora la mujer fue detenida y deberá afrontar los cargos que se le acusan, pero es posible que no pueda ver a su hijo nunca más.

Ryan Crawford, el padre del pequeño Crhistopher, también fue engañado.

Daily Mail

Kaylene quizás no pueda ver a su hijo nunca más.

¿Qué piensas de lo que hacía esta madre? ¡Escribe tu opinión y comparte!