En Yorkshire, Inglaterra una pequeña de apenas 10 meses llamada Kia Gott fue diagnosticada con Meningitis C y el avance de la enfermedad fue tal que los especialistas declararon que era el peor caso de meningitis que habían visto desde hace 25 años.

Kia contrajo Meningitis tipo C cuando tenía menos de un año de edad.

Advertimos que las siguientes imágenes pueden herir sensibilidades

Una noche de septiembre, su padre fue a chequear cómo se encontraba la bebé y notó que algunas zonas de su piel se estaban decolorando. Inmediatamente llamó a emergencias pero cuando los paramédicos llegaron, sus venas ya habían colapsado y tuvieron que intervenirla para poder administrarle medicamentos de urgencia.

La meningitis es una enfermedad infecciosa generalmente producida por un virus, pero a veces puede ser causada por un infección bacteriana.

Una vez que fue tratada en el hospital Bradford Royal Infirmary los médicos le explicaron a sus padres que se trataba de meningitis y que la pequeña tenía muy pocas oportunidades de sobrevivir. El caso de la pequeña Kia se convirtió en un controversial ejemplo para cuestionar el cambio de las leyes emitidas por el gobierno bajo las investigaciones del Joint Committee on Vaccines and Immunisation.

Esta enfermedad causa una inflamación desmedida de los tejidos protectores del sistema nervioso.

Recientemente el gobierno modificó la ley en la que los niños se vacunaban contra meningitis C luego de 12 semanas de vida, y se estableció que debían recibir dicha vacuna sólo una vez que cumplieran el año de edad. Esta medida se tomó esperando causar una mejora en las tasas de incidentes de salud en los pequeños, y se alegó que la vacuna de meningitis B, que sí se otorgaba antes, podía seguir ofreciendo alguna ayuda para la protección contra la meningitis C.

Para poder sobrevivir Kia tuvo que renunciar a sus cuatro extremidades.

Esto resultó fundamental para el caso de Kia Gott, ya que ella comenzó a sufrir de meningitis C con apenas 10 meses, razón por la cual no podía haber recibido su respectiva vacuna. Los padres de Kia han comenzado una fuerte campaña para que el parlamento considere restablecer la vacuna para los pequeños de 12 semanas.

El caso de Kia ha sido la más grave infección por meningitis en las últimas tres décadas.

Los padres de Kia estaban devastados cuando los médicos les informaron que había que amputarle las cuatro extremidades para que Kia pudiera seguir con vida. La familia decidió mudarse a una nueva casa que se adaptara a las condiciones de su hija menor y han estado sin descansar mientras que se preparan para la llegada de Kia.

Hay un alto riesgo de que Kia pierda la vista y la audición a causa de esta enfermedad.

Personas de todo el mundo han donado más de 47.000 dólares para ayudar a su familia en el tratamiento de Kia.

También han recibido el apoyo de la Condesa de Wessex quien es activista en la lucha contra la meningitis. Finalmente, después de 8 meses difíciles en el hospital los médicos han anunciado que la pequeña Kia comienza a mejorar y que podrá comenzar a pasar algunos días con su familia.

Después del procedimiento Kia podrá pasar algunos días en su casa.

Daily Mail/BBC

El tratamiento fue muy fuerte por lo que hay probabilidades de que sufra ceguera y daño cerebral. Pero sus padres se muestran aliviados de que sigan con vida y esperan poder darle la mejor vida posible.

Kia siempre tuvo el apoyo de sus padres y gracias a todos sus sacrificios empieza a mostrar signos de mejoría.

La familia Gott ha demostrado muchísima fortaleza en estos tiempos tan difíciles para ellos, y contra todo pronóstico volverán a encontrarse unidos y con su pequeña. Aseguran que no dejarán de luchar para evitar que otros niños tengan que pasar por la dura experiencia de la meningitis.

Te invitamos a compartir su conmovedora historia para celebrar con ellos el regreso de Kia.