El maltrato animal, es algo repudiable. Es inentendible cómo puede haber personas en el mundo que sienten satisfacción al maltratar a un animal indefenso. Lamentablemente son muchas las personas que no aprecian la vida ni el bienestar de los animales.

Una de ellas es un abusador que golpeó a su gatito solo por el hecho de que el felino lo había rasguñado.

Advertencia: Fotografías de contenido sensiblE

Kieran Haynes, es un joven de veinte años, residenciado en Merseyside, Inglaterra, quién cruelmente maltrato a su pequeño gatito, Niko, un felino mestizo de pelaje blanco y negro, de apenas 11 semanas de edad.

El abusador Haynes, primero le propinó un gran golpe en la cabeza, para después abandonar su vivienda, dejando al gatito indefenso en el suelo durante siete horas.

Al regresar a la casa, Kieran, vio que Niko yacía en sus propias heces, tirado en el mismo sitio que lo había dejado al salir y tenía la cuenca del ojo rota. Al acercarse, él comenta que el gato lo atacó y como forma de controlarlo lo metió en un edredón hasta llegar a asfixiarlo. Algo completamente condenable.

Pero este individuo, no satisfecho con lo ocurrido y para más crueldad, tomó al cadáver del gato y lo colgó con un pedazo de cuerda frente a la vivienda de su ex pareja.

Debido a las llamadas de las personas que vieron el cuerpo de Niko en el sitio, los inspectores de la Real Sociedad para la Prevención del Maltrato Animal, también conocida como RSPCA, asistieron al lugar para recoger el cadáver.

En la autopsia del gato, encontraron que el felino había sufrido una gran fractura en la cuenca del ojo, ocasionando una inflamación en el cráneo, y había sido asfixiado con tanta fuerza que tenía laceraciones en el labio por los dientes.

Kieran Haynes, fue arrestado por el abuso cometido a su mascota. El Tribunal de Magistrados de Wirral, Reino Unido, condenó a Haynes por 4 meses de prisión por el maltrato animal, prohibiéndole tener mascotas de por vida y una orden de pago a todas las víctimas del incidente por una suma de 162 dólares.

Todo lo sucedido fue calificado como algo cruel y vergonzoso. Anthony Joynes, un inspector de RSPCA, expresó que las lesiones de Niko demostraban que había sufrido terriblemente por horas.

Teniendo nueve años laborando para la organización, Joynes, nunca había presenciado una situación como esta. Es algo que siempre llevará consigo, Niko no tuvo oportunidad de ser rescatado de la crueldad de su dueño.

Los animales no eligen quiénes serán sus dueños, desafortunadamente, el pequeño y pobre Niko se encontraba en el lugar equivocado, en el momento equivocado y bajo el cuidado del individuo equivocado”, expresó Anthony.

RSPCA

Este caso involucró dolor y sufrimiento mediante la violencia física de un gatito indefenso y vulnerable, que no merecía nada de lo ocurrido. Solo por la crueldad de una persona, Niko obtuvo un final muy triste.

Estos casos de maltrato animal, no deben pasar desapercibidos, todos tenemos que alzar la voz. Comparte esta devastadora noticia.