El cáncer es una enfermedad que puede ser hereditaria y afecta a millones de personas, no distingue razas, posición social y lamentablemente tampoco distingue edades.

Muchos niños y adolescentes en el mundo se enfrentan a una dura batalla contra el cáncer, les toca vivir su infancia entre exámenes, tratamientos y su círculo social muchas veces termina reducido a enfermeras y especialistas.

Pero también es increíble la manera con la que ellos luchan y se mantienen firmes en su deseo de vivir.

Kira Noble es una chica de 14 años que fue diagnosticada de Neuroblastoma cuando tenía 11 años, desde entonces ella ha sido sometida a varios ciclos de quimioterapia, cirugías y tratamientos para intentar eliminar de su cuerpo el cáncer. Sin embargo, su batalla ha sido dura desde el comienzo cuando un dolor abdominal hizo que su madre la llevara al médico.

El Neuroblastoma, es un tipo de cáncer que afecta a las células del sistema nervioso parasimpático y puede aparecer en cualquier parte del cuerpo.

En 2015, después de 15 meses de quimioterapia parecía que todo había terminado, pero exámenes posteriores indicaron que el tumor se estaba desarrollando nuevamente, luego en 2016, había terminado un segundo tratamiento, pero el año pasado los resultados de los estudios por imagen indicaron que volvía a crecer.

Sus padres hicieron una investigación donde descubrieron que, en Nueva York estaban los mejores especialistas sobre este tipo de cáncer. 

Y gracias a la organización benéfica Solving Kids ‘Cancer, ellos pudieron ponerse en contacto con uno de los mejores cirujanos.

Sin embargo, el tratamiento era muy costoso y además debían cubrir los gastos de traslado ya que ellos residen en Edimburgo, pero si Kira quería luchar esto no sería una razón para bajar los brazos.

Así que su madre Aud y su padre Ronnie, apoyados por Solving Kids ‘Cancer empezaron una campaña para recaudar los fondos necesarios.

Necesitaban aproximadamente 470.000 dólares para que Kira pudiera recibir su tratamiento en el Memorial Sloan Kettering Cancer Center, la mayor unidad de neuroblastoma en el mundo. Y gracias a muchísimas personas que les ofrecieron su ayuda lograron superar los 530.000 dólares.

La madre de Kira no sabe cómo agradecer la bondad de las personas con su hija, asegurando que siguen recibiendo dinero para gastos posteriores.

DailyMail

La mejor noticia de todas llegó después de la cirugía, cuando ya estaba de regreso en su hogar a través de un correo electrónico, el resultado de sus exámenes de imagen indicaba que su cuerpo estaba libre de cáncer.

Aunque Kira debe seguir un tratamiento postoperatorio que incluye quimioterapia para asegurarse de que cada célula maligna que pueda quedar aislada en su cuerpo desaparezca, ha llegado finalmente la felicidad para ella y su familia.

Comparte esta historia para honrar la valentía de Kira y el apoyo de todas las personas que hicieron posible su cirugía con los mejores especialistas del mundo.