En el pueblo de Troitsk, Rusia central, en la región de Chelybinsj Oblast, se grabó a una aprendiz de profesora universitaria participando en un concurso muy poco ortodoxo para ganarse el último iPhone que ha salido al mercado, el concurso consistía en quitarse la ropa frente a una multitud para así tener la oportunidad de ser juzgado y recibir el preciado teléfono como premio.

La mujer de 19 años identificada como Yevgenya S declaró: “Nos estábamos divirtiendo, bebiendo y de repente comenzó el concurso, al principio comenzaron con los hombres y después fue mi turno”.

A pesar de que no se sabe si el video de algún otro participante fue compartido en línea, sí queda muy claro que lo jefes de la joven vieron su actuación ya que, poco después de la noche de fiesta, ella fue expulsada de la universidad donde estudiaba y al mismo tiempo trabajaba como asistente y aspirante a profesora.

Los jefes de la joven argumentaron que su comportamiento no era para nada aceptable y que no podían permitir que una persona así continuara estudiando y trabajando en su institución.

La joven se ha estado escondiendo desde que el video se hizo público por razones obvias, la humillación y acoso no tardó en aparecer ya que el rodaje es bastante explícito, en este se puede apreciar a la joven quitándose la ropa hasta quedar solo en sus bragas tapando sus pechos con sus brazos mientras que el anfitrión la anima a terminar de desvestirse.

Si bien muchas personas pueden argumentar que, si no quería que el video se hiciera público no debía haber participado en el concurso para comenzar, es necesario tener en cuenta que es incierto si la joven sabía que estaba siendo grabada o no.

Por otro lado, informes aseguran que Yevgenya no ganó esa noche el teléfono que tanto anhelaba, sino que fue recompensada con un modelo más barato que fue robado de su bolso esa misma noche.

The Sun / Mirror

También se han obtenido algunas declaraciones de la madre de Yevgenya, la cual tiene varios trabajos para poder pagar la educación de su hija, estas fueron sus declaraciones:

Ella no tiene 15 años, ella debería pensar por sí misma, pero es una persona calmada y suele hacer lo que los demás de digan”.

La madre de Yevgenya también ha dicho que no discutirá con su hija ya que, como ya ha mencionado, se trata de una mujer que debería ser capaz de pensar por sí misma y valorar las posibles consecuencias que sus acciones impulsivas pudieran llegar a tener.

¿Qué opinas de la actuación de esta joven? Déjanos tus comentarios y no olvides compartir con tus amigos.