Cuesta mucho enfrentar la pérdida de un ser querido, sobre todo cuando se trata de parejas que se amaron durante toda la vida. No queda más que recordar los buenos momentos que pasaron juntos, y acostumbrarse al dolor de su ausencia.

La fotografía tomada y publicada en Facebook por Giorgio Moffa devela una gran historia de amor, la imagen refleja la nostalgia y el dolor que siente un hombre que perdió a su compañera de vida porque la muerte los sorprendió.

Giorgio contó en su cuenta personal de Facebook que, si bien no conocía al hombre que protagoniza la foto, lo había visto muchas veces llorar abrazado al retrato de su esposa.

Sono giorni che viene non conosco questa splendida persona so soltanto che il suo è stato sicuramente un grande amore l'…

Publicada por Giorgio Moffa en Domingo, 1 de julio de 2018

“Hace días que viene, no conozco a esta espléndida persona. Solo sé que él suyo fue, sin duda, un gran amor. Le he visto llorar; creo que de este tipo de hombres quedan pocos. Un gran abrazo, querido amigo, eres un gran hombre”, escribió en su cuenta personal Giorgio quien es dueño del restauratnte ‘Antica pizzeria Ciro’en el paseo marítimo de Gaeta.

La romántica publicación se empezó a propagar en Facebook, ha sido compartida más de 3 mil veces y cuenta con más de 6 mil reacciones y cientos de comentarios. Nadie se ha sentido ajeno a este sentimiento tan profundo que poco se ve en estos tiempos.

Giorgio ha relatado cómo inmortalizó ese momento, en la ciudad italiana de Nápoles veía al hombre por las mañanas sentado en silencio mirando al mar junto al retrato, ahí empezaba a hablar, como si conversara con su esposa fallecida y ella le respondiera. Pero luego, según se nota en Facebook, llora desconsoladamente y abraza la imagen del amor de su vida.

Facebook

Un día Giorgio se acercó y decidió conversar con él para conocer un poco más sobre su emotiva costumbre. El protagonista de la foto se llama Giuseppe Giordano, tiene 70 años, es jubilado y padre de tres hijos. Hace siete años una terrible enfermedad le arrebató a su amada esposa.

La imagen representa “el símbolo de un amor que no termina con la muerte, de la distancia y la soledad”. Él no puede estar sin ella y lleva su retrato manteniéndolo apretado como la cosa más preciosa.

“Perdí un niño y dos hermanos cuando eran jóvenes. Sé el dolor de perder a los que amas e intentar empezar a vivir de nuevo”, ha explicado Giorgio a los medios.

Los que hemos perdido a un ser amado sabemos el dolor que se siente, aunque no estén físicamente sus recuerdos son una manera de motivarnos para seguir adelante. Giuseppe nos demuestra que el amor verdadero va más allá de la vida.

Disfruta cada segundo la presencia de tus seres queridos, y no te vayas sin compartir esta conmovedora historia.