Durante la mañana de hoy Judit R. Q, de 24 años, hija de Ana Julia Quezada, asesina confesa de Gabriel Cruz compareció ante el juez. La joven vive en Burgos, desde que conoció a través de los medios de comunicación la detención de su madre cuando fue interceptada por agentes de la Guardia Civil no ha podido superar la dura situación.

Cuando detuvieron a Ana Julia Quezada tenía el cuerpo de Gabriel Cruz en el interior del maletero de su coche.

Ahora se enfrenta a la justicia por haber sido autora del atroz crimen que conmovió a todo el país y que acabó con la vida del “pescaíto”, un niño de 8 años, hijo de su pareja.

La asesina confesa del menor declaró ante el juez y relató cómo mató a Gabriel intentando parecer conmovida mientras decía: “Yo no soy una asesina”.

Aseguró que no fue un crimen premeditado, contó que el niño presuntamente tenía un hacha en la mano y ella le pidió que se diera. “Gabriel dame el hacha, que te puedes hacer daño”, él respondió.

“No quiero, que eres fea y siempre me estás mandando, no quiero que me mandes. Que tienes la nariz muy fea, que yo no te quiero”

“Le puse la mano para que dejara de chillar y de decirme esas cosas, porque estaba chillando y cuando quité la mano ya el niño no respiraba”, esas fueron parte de las declaraciones de Ana Julia Quezada.

Los medios de comunicación han decidido eliminar los detalles que pudieran violar la intimidad del menor y herir la susceptibilidad de sus padres. Hoy salieron a la luz las declaraciones que ofreció Judit, la hija de Ana Julia ante el juez que investiga el crimen de Gabriel Cruz.

La joven habló mientras sollozaba, no podía contener el llanto y aseguró que no quería volver a saber nada de su madre y que no quería que volviera a comunicarse con ella.

“Por favor que no me vuelva a llamar de la cárcel más nunca. El otro día cogí el móvil sin querer y me hizo mucho daño”, dijo Judit.

Asimismo, solicitó no presentarse en el juicio: “El día del juicio me gustaría no estar. Ni verla, ni que ella me viera”, agregó.

Judit aseguró que el comportamiento incongruente de su madre desde la desaparición de Gabriel el pasado 27 de febrero en Almería, la hizo sospechar de ella.

Entre lágrimas le rogó al juez que le prohibiera llamarla.

TMadrid

Judit no quiere volver a ver a su madre, vivió con ella en Burgos cuando Ana Julia llegó de República Dominicana a España y residía junto a su pareja y la hija que tuvieron en común que murió a los 4 años cuando presuntamente saltó por la ventana y se precipitó desde el séptimo piso. Las autoridades investigan la implicación de Ana Julia en el hecho.

Será muy difícil para la joven recuperarse de la dura situación a la que tuvo que enfrentarse desde que su madre fue acusada de un crimen tan grave. Sus declaraciones han conmovido a muchas personas, compártelo.