En Galicia, están luchando contra los estragos que han causado numerosos incendios forestales, puedes recordar la noticia aquí.

Michael G.F tiene 21 años, trabajaba como brigadista forestal con un compañero de otra cuadrilla que suplía a otro empleado, tenía cuatro años trabajando en la extinción de incendios en verano.

El pasado 09 de octubre él fue detenido en Lobios, Orense tras ser acusado de causar seis incendios.

Horas antes de ser detenido, estaba sentado con su compañero en una piedra sobre el monto, delante de un terreno que se acababa de quemar, permanecían atentos en el lugar por su el fuego volvía a surgir.

“¡Qué mala suerte tenéis en vuestra brigada!”, le comentó a su compañero, “en lo que va de año, lleváis 17 incendios y nosotros uno”. 

La Guardia Civil el lunes por la mañana, dio por terminada la operación Lumex, que desplegaron hace meses para comprobar que la proliferación de los incendios de la zona coincidía con la jornada de trabajo de Michael.

Esta semana se han quemado 1.500 hectáreas en Lobios, tras el incendio que entró por Portugal, cuando Michael ya se encontraba en prisión provisional comunicada y sin derecho a fianza.

De acuerdo a información suministrada por los agentes, le habían colocado un dispositivo de seguimiento en su auto para confirmar las sospechas.

Varios de los incendios producidos en esa zona, ocurrieron en el trayecto de su casa, en la aldea de Puxedo. Presuntamente, Michael prendía el fuego y después participaba en la extinción, los investigadores lograron comprobar que fue autor de seis incendios producidos entre agosto y octubre de 2017.

El joven reconoció ser el autor de solo tres de ellos, su compañero, Yago Pérez, jefe de la brigada, comentó que sabía que podían detenerlo porque estaba colaborando en la investigación de las autoridades desde hace dos meses.

A las 10:00 de la mañana lo arrestaron, “Estaba solo conmigo, me preguntaron por él. Lo señalé, bajó y no quise mirarlo porque puso en peligro mi vida y la de mis compañeros”.

Aseguró que “Hay mucha gente que sabe quién prende el fuego y quién se calla, pero si nos callamos todos, esta gente nos quema vivos”.

Describió a Michael como una persona extremadamente introvertida, y que no era de los primeros en prepararse cuando llegaba el momento de trabajar.

Relató que el año pasado en un incendio en el Pisco se quedó bloqueado, “Teníamos delante unas llamas de 20 metros y pico, había que salir por patas y el tío no se movía. Se quedó agarrado a la manguera, mirando, seco. Hasta que otro tiró de la manguera”.

Según información de medios de comunicación locales, Michael habría declarado a la Guardia Civil que actuaba por dinero, le pagaban para que generara los incendios.

Presuntamente, cobró 200 euros por dos de los incendios que admitió provocar, la negociación se llevaba a cabo a través de un misterioso hombre que lo contactaba con un número de móvil oculto y a quien solamente vio una vez a las puertas de un bar cerca de su casa.

Utilizando estas pistas, las autoridades arrestaron a un vecino de 59 años que quedó en libertad.

Pero según Yago, el jefe de la brigada, el móvil del dinero no le parece probable. “No le gustaba trabajar, yo decía: mañana vamos a ir a desbrozar a tal sitio. Y allí había un incendio. . ‘¿Y después de apagar este incendio tenemos que ir a desbrozar?’, le parecía muy raro que le importara qué había que hacer después de apagar el fuego.

Asimismo, resaltó la importancia de la prevención para que en caso de incendio, provocado o no, los daños sean mínimos.

Los brigadistas cobran 850 euros al mes independientemente de lo que se pueda prolongar una jornada cuando hay un incendio, no toleran que los juzguen cuando hay un incendio. “No hay ningún brigadista que tenga interés en que arda el monte, eso es un bulo”, comentó el jefe de la brigada.

Esperamos que se haga justicia, no hay justificación alguna para provocar un incendio que puede causar daños devastadores y pérdidas humanas solamente por capricho y placer.

Periodista Digital

Es importante que las autoridades detengan a todos los responsables y sobre todo, que quien maneje información que pueda ser de utilidad para dar con el paradero de todos los pirómanos debe denunciarlos.

Comparte esta estremecedora noticia, nos solidarizamos con todas las familias afectadas por los recientes incendios que han azotado regiones de España y Portugal.