El magnate de la industria del tabaco conocido como “Candyman” está dando de qué hablar en las redes desde que salió a la luz que sus “amigas” se tatúan el logo de su marca en el trasero.

El empresario australiano Travers Beynon causa polémica por las publicaciones que comparte en su perfil de Instagram donde expone su lujosa y exuberante vida en medio de promiscuidad, muchas mujeres, desnudos, y fiestas depravadas.

En esta oportunidad, sus seguidores pudieron conocer que sus amigas se han marcado en sus glúteos el logo de la compañía del afamado “Candyman”.

Krystal Kime, es una modelo de 21 años y la nueva novia del magnate que parecía encantada por su nuevo tatuaje. Todo esto ocurrió ante la mirada de Taesha, la esposa del empresario a quien asegura no importarle que mantenga relaciones con tantas mujeres.

En las fotos se puede apreciar parte del procedimiento en la sala de tatuajes y cómo la modelo de 21 años y su novio se tomaban de las manos mientras el tatuador hacía su trabajo.

Finalmente, admiran el resultado y se muestran todos complacidos.

Krystal posa junto a Beynon, su esposa y su compañera Nisha, quien también forma parte de sus “novias”.

Cuando el empresario compartió el momento en su perfil de Instagram escribió: “Negocios son negocios”.

Las publicaciones han sido objeto de muchas críticas de parte de usuarios que piensan que la marca permanente hecha en la piel de las mujeres representa que son “propiedad” del empresario.

La marca “FreeChoice” está protagonizando una campaña de marketing donde las vallas publicitarias se han convertido en la piel de las sexys mujeres de Beynon.

Después de compartir cómo la joven de 21 años se tatuó el logotipo de la marca de su propiedad, el magnate publicó una foto de tres mujeres de cabello oscuro que vestían solamente una diminuta tanga mientas exhibían el tatuaje de “FreeChoice” en su nalga derecha.

La imagen reza: “Mezclar negocios con placer”.

El hombre de 45 años es heredero de un imperio minorista de tabaco, y se ha convertido en una celebridad de Instagram seguida por muchos, algunos detractores de su estilo de vida y otros que admiran su particular manera de disfrutar.

En 2016, el empresario propuso un reto en el que premiaría a las primeras 40 personas que se tatuaran el nombre de su marca con medidas de 1.3cm X 6.5cm en cualquier parte de su cuerpo y como premio podrían viajar a una de sus grandes fiestas en Australia.

Así que hombres y mujeres de diversos países se tatuaron el logo de la marca tabaco y fueron trasladados con todos los gastos pagos a una fiesta en la Candy Shop Mansion al mejor estilo Playboy.

El empresario asegura que por lo menos comparte su cama con cuatro mujeres cada noche incluyendo a su esposa a quien conoció en la primera fiesta que hizo en su mansión en 2009.

Daily Mail

¿Qué te parece? Comparte esta insólita mezcla de “negocios y placer” que está causando polémica en las redes.