Lisa Smith, de 19 años y Keiff King de 26, son los presuntos asesinos de Tahjir Smith, de 4 años, la madre adolescente confesó golpear a su hijo después que derramara el cereal del desayuno.

De acuerdo con la información suministrada por el patólogo forense, la muerte del menor fue causada por un homicidio. “Fue una golpiza violenta y sostenida”, así describió la causa del fallecimiento.

La madre admitió que ella y su pareja estaban disciplinando al pequeño por haber derramado su plato de cereal, relató que acostaron al niño sin ropa sobre la cama y lo golpearon en reiteradas oportunidades con un zapato.

Relató que después King “le dio un puñetazo a Tahjir en la parte posterior de la cabeza”, esto ocurrió antes de ponerlo en la ducha con agua hirviendo para quemarlo.

El niño quedó inconsciente, la madre llamó a la policía y caminó por la calle mientras cargaba al niño en sus brazos, cuando lo trasladaron al hospital fue declarado muerto tras sufrir un paro respiratorio.

Se pudo conocer que la madre está embarazada de seis meses, y ahora es acusada por la muerte de su hijo quien según los informes de la autopsia sufría maltratos físicos en el pasado, incluso tuvo fracturas en las costillas producto de los golpes que le propinaban.

Lisa y Keiff, vivían cerca de Filadelfia en Willow Grove, y fueron arrestados el mismo día que llamaron a la policía y a emergencias para pedir ayuda.

La confesión de la madre es aterradora, dijo que el pequeño hablaba con la voz entrecortada por el miedo que le producía la agresión de su progenitora y que fue castigado por ella y su pareja.

El niño se orinó durante la golpiza y lo trasladaron a la ducha, King abrió el agua caliente alegando que “el castigo no había terminado” para quemar al pequeño quien quedó inconsciente.

La pareja fue acusada por intento de asesinato en primer grado, asalto agravado, peligro para niños y delitos asociados al abuso infantil.

Kevin Steele, fiscal del distrito de Montgomery dijo en un comunicado, “esta muerte sin sentido de un niño de cuatro años a manos de los mismos adultos que se supone que deberían cuidarlo y mantenerlo a salvo es una horrible tragedia. Es el rostro de la violencia doméstica: un niño en edad preescolar fue golpeado hasta que dejó de respirar solo porque derramó su cereal”.

Los acusados fueron procesados el pasado lunes ante el juez del distrito, John Kessler bajo una fianza de medio millón de dólares cada uno, permanecen recluidos en la cárcel al no poder pagar ese monto y en los próximos días tendrán una audiencia preliminar.

philly / TM

No hay justificación alguna para tanta violencia, jamás deberían salir de la cárcel, comparte esta devastadora noticia.