En Karelia, al norte de Rusia se encuentra una granja de peletería, este tipo de granjas se dedican a ‘aprovechar’ la pieles de diferentes animales. La granja se ubica específicamente en Pryazhinskoye, la zona favorita de Vladimir Putin, presidente de ese país, para pasar las vacaciones de verano. Pero dentro de esa región se esconde un terrible secreto.

La granja lleva por nombre “Auschwitz for Animals”, son certificados como granja para pieles y entre sus crías se encuentran visones y zorros que son sacrificados para proporcionar pieles para sombreros y abrigos de invierno.

Pero una aparente crisis económica ha llevado a los gerentes de la granja a reducir los costos sin explicación para los empleados y sin parar el trabajo.

Se han publicado impactantes imágenes que muestran las horrorosas condiciones dentro de la granja, los visones y zorros están desnutridos o malnutridos, se encuentran en estado de inanición y para sobrevivir los animales han llegado a comerse entre ellos.

Los pocos empleados que aún quedan trabajando en la granja contabilizan a más de 2.500 visones que murieron en tan solo lo que ha transcurrido en el mes de octubre debido a la falta de alimentos.

Los empleados le están dando solo una fracción de la comida que necesitan para sobrevivir; por esa razón, cuando un visón compañero de celda muere, los visones que aún viven empiezan a comérselo y los zorros hacen lo mismo.

Los 10.000 visones y los 2.700 zorros restantes están programados para ser sacrificados en noviembre, pero ahora su condición se considera demasiado pobre para producir pieles de buena calidad y no está claro qué sucederá en la granja. Solo quedan 10 empleados en toda la granja y ya han renunciado 100 debido a la deuda que tiene el dueño, el estonio Aivo Hallist, con sus salarios.

El hambre no solo trae la consecuencia de canibalismo en los animales sino que también empiezan a desesperarse en las diminutas jaulas.

El ministro regional de agricultura, Vladimir Labinov, llegó a la escena luego de que las impactantes historias recorrieron los medios rusos y pidió una revisión veterinaria a todos los animales.

Los informes de alimentación realizados por los veterinarios dejaron en claro que 4 de los 12 días, los animales no habían sido alimentados en absoluto. Según los estándares rusos que regulan la peletería los zorros deben ser alimentados con 500 gramos por día y aquí se les dio 56 gramos por comida.

Daily Mail / webgrio

Labinov admitió que los animales ‘no están recibiendo suficiente comida’, pero luego extrañamente afirmó ‘que están en una condición satisfactoria‘ y negó casos de canibalismo en la granja. Este cambio de parecer ha causado el asombro e indignación por las organizaciones pro animal.

Los empleados restantes están por renunciar y están preocupados porque nadie cuidará a los animales que quedan.

¡Comparte esta noticia y alza la voz contra el maltrato animal!