La peor pesadilla de toda madre es que algo malo les pase a sus hijos, y que ellos no puedan hacer nada para evitarlo. Para Consuelo Martínez, madre de Victoria Pamela de 23 años, esta pesadilla se hizo realidad hace dos meses de la peor manera posible.

“El hecho de que no tengamos dinero o a alguien que nos esté ayudando no quiere decir que nos quedaremos de brazos cruzados”, comenta Consuelo, que si bien es una mujer muy humilde se precia de ser una persona honesta y trabajadora, al igual que lo fue su querida hija Victoria.

“Fueron unos judiciales a buscarnos, que a mi hija la habían matado, no nos dijo otra cosa, solo nos dijo que la habían matado”, así relata Consuelo su experiencia con los oficiales que le informaron sobre el asesinato de su hija.

Posteriormente hace mención a los comentarios que surgieron sobre la profesión de su hija: “Dijeron que mi hija era una drogadicta y que consumía estupefacientes, además de que vendía droga”. Consuelo insiste en que su hija se dedicaba al telemarketing y que era una persona tremendamente sociable y de muchos amigos.

Consuelo comenta que aún ahora no se hace a la idea de que su hija haya sido asesinada de una manera tan horrible. A la joven le cortaron el cuello y mientras agonizaba su agresor la arrastró hacia la bañera y la quemó con agua caliente, para finalizar él le cortó ambos senos y la dejo tirada en la habitación del hotel de ciudad de México donde Victoria y su atacante habían tenido una discusión antes de que ocurriese el siniestro.

Después de dos meses de la muerte de Victoria Pamela, su presunto asesino, Mario Sáenz, sigue prófugo, a pesar de que ya lo habían detenido con anterioridad, lo que lleva a creer a Consuelo que Sáenz cuenta con algún tipo de influencia o contacto ya sea con altos cargos criminales o algún contacto en la policía pues fue liberado con demasiada facilidad después de su primer arresto como sospechoso del femicidio de Victoria Pamela.

Según el informe oficial, Sáenz había estado con Victoria en la habitación del hotel donde esta fue encontrada muerta.

Sin embargo, Sáenz se había retirado antes del hallazgo y había dejado dicho en la recepción del hotel que su acompañante se quedaría un tiempo más para descansar, esto para que los empleados del hotel no la molestaran.

EP / El Universal

Verdaderamente un movimiento muy sospechoso que nos lleva a preguntarnos ¿qué tantas pruebas se necesitan para encarcelar a un asesino que tiene tantas coincidencias con la escena del crimen?

Esperamos que la verdad salga a la luz y que la justicia triunfe en este terrible caso. No te vayas sin compartir esta noticia.