Los padres se preocupan cada día por el bienestar de sus hijos, aunque a algunos les resulta difícil tener que trabajar y dejarlos al cuidado de otras personas. En muchas ocasiones esa es la única opción porque del dinero que perciban dependerán sus posibilidades de satisfacer las necesidades del bebé.

La familia Elliot tuvo que dejar a su pequeño de nueve meses, Lucas Elliot, en la guardería como hacían a diario sin imaginarse que ese sería el ultimo día que verían a su amado niño.

Lucas Elliot no logró despertar de la siesta que tomaba a diario en su guardería, Toowoomba. Cuando los trabajadores del lugar se percataron que el pequeñito no despertaba llamaron a emergencias, y mientras llegaban hicieron todo lo que estuvo en sus manos para despertar al pequeño.

Todos los intentos del personal por resucitar al pequeño Lucas fueron en vano, el servicio de Emergencia de Toowoomban, al suroeste de Brisbane, Australia, llegó para transportar al bebé al hospital Lady Cilento, lugar en donde esperaban sus familiares.

Lamentablemente, no hubo nada que pudieran hacer y el pequeño Lucas murió el pasado jueves al no despertar de su siesta; Kathy, la madre del niño, contó cómo lucharon por salvarlo, y dijo que ellos se encuentran muy agradecidos con el trabajo que hicieron. El pequeño Lucas murió rodeado de todos sus seres queridos.

Todavía no entendemos por qué no se despertó de su sueño el jueves por la mañana, pero estamos muy agradecidos por el equipo que lo resucitó para que PUDIÉRAMOS tener la oportunidad de decirnos adiós”, dijo su madre Kathy.

El personal de emergencias y el personal médico lograron que el pequeño tuviera un poco de tiempo antes de morir para estar con su familia.

Desde la muerte de su pequeño, los familiares de Lucas han decidido honrar su memoria trabajando para causas benéficas. De momento se encuentran pidiendo una contribución para ayudar a todo el equipo que trabajó con su bebé en agradecimiento por su importante labor. Están recaudando fondos a través de GoFundMe.

Deseamos apoyar el Servicio de Ambulancia de Queensland, el Hospital de la Base Toowoomba, Life Flight, la UCI de Lady Cilento y la Casa Ronald McDonald”, agregó Kathy.

“A pesar de los difíciles momentos que tenemos que vivir, es importante tomar todo con un espíritu positivo, especialmente cuando ya no hay nada que se pueda cambiar”.

Es importante mantener la fortaleza en cada momento de nuestra vida. Comparte con tus amigos este mensaje.