Melissa Robitille, de 41 años, ha sido sentenciada a 12 años de prisión, por homicidio tras la muerte por intoxicación alcohólica de su hijo severamente discapacitado de 13 años.

El 22 de agosto de 2014, Robitille y su novio Walter Richters, vertieron vodka en el tubo de alimentación de su hijo Isaac para “mantenerlo callado” porque estaba siendo quisquilloso, según informaron los fiscales.

Isaac nació con una anormalidad cerebral, así que necesitaba cuidado las 24 horas.

Robitille le suplicó al juez que tuviera con ella “misericordia y compasión”.

“Espero que el tribunal tenga en cuenta que ya estoy llevando el castigo que nunca terminará”, le dijo Melissa Robitille al juez.

En la sentencia estaban presentes los familiares conmovidos e indignados, que buscaban justicia para Isaac, pidiendo una dura sentencia, para la “madre abusiva y negligente”.

“La franja de destrucción que esta mujer ha dejado atrás es amplia y profunda”, dijo el tío de Isaac, David Robitille.

“Era un joven muy inteligente y fuerte que se adaptaba a todas sus imperfecciones. Él sabía y podía decirles a todos que lo habían tocado con una señal que le habían dado”, dijo una pariente.

En última instancia, el juez decidió que debido a que Robitille mostraba remordimiento, sería sentenciada a un mínimo de cuatro años.

“No creo que sea justo, la pena de 4 a 12 años no es suficiente para lo que ha hecho”, dijo una pariente Sharon Robitille.

En la mañana del 22 de agosto, Robitille llamó a la policía para informar que había encontrado a Isaac, que no respondía, en su cama.

La anormalidad cerebral de Isaac fue incluida como la causa de muerte por el médico forense de Vermont, mientras que el alcohol figuraba como un factor “contribuyente”. Sin embargo, su muerte fue declarada como un homicidio.

Una autopsia descubrió que el contenido de alcohol en la sangre era del 0.146 por ciento, aproximadamente el doble del límite legal para conducir.

“isaac no tenía orejas, tenía el paladar hendido y un retraso mental que le impedía caminar y hablar, y necesitaba al menos 80 horas de cuidado cada semana”.

A través de los tubos de alimentación le proporcionaban una dieta de bebida nutricional pediátrica, fórmula para bebés, agua y vitaminas.

Isaac estaba teniendo una noche particularmente mala cuando Robitille decidió poner vodka en su tubo de alimentación para que se calmara. Supuestamente le dijo a su entonces novio Walter Richters que el alcohol no lo dañaría.

Ambos fueron acusados en octubre de 2015. Richters se declaró culpable de homicidio y actualmente cumple una condena de tres años.

El juicio de Robitille fue rechazado y finalmente fue declarada culpable en abril. La defensa trató de pintarla como una madre cariñosa y devota que cometió un error, citando un blog que mantuvo sobre la condición de Isaac.

“Tiene holoprosencefalia, una anomalía en la que el cerebro fetal en forma de herradura no se divide por completo en dos hemisferios. Los médicos dijeron que no viviría hasta los seis meses”, explicó.

“Tiene muchas otras diferencias, pero es un niñito deliciosamente feliz … Lo adoro”.

Richters también publicó mensajes de cariño y fotos sobre el chico en Facebook y se defendió mientras criticaba la respuesta de la policía.

Un día antes de su arresto en 2014, escribió: “La policía ahora quiere hacernos más preguntas mañana. El chico estaba bien cuidado y amado. Su tiempo era su tiempo. Esto es injusticia y quieren remover las heridas de esta familia”.

Cinco días después de la muerte del niño, él también afirmó en Facebook que se había realizado una autopsia en el cuerpo del niño, a pesar de que Robitille le dijo a las autoridades que no había querido que su bebé fuera profanado.

“No tenemos nada que temer, pero mucho por lo que enfadarnos. No somos criminales”, escribió Ritchers.

Daily Mail

La pareja se comprometió en junio de 2014, según lo publicó Richters en su cuenta de Facebook. Robitille estuvo casada anteriormente con un hombre casi 30 años mayor que ella y tiene cuatro hijos mayores.

Es un hecho que ha desatado mucha polémica, pero ante el cual hay claramente una evidencia puntual y es la muerte del pequeño. Si fue completamente premeditado o no, les quedará a las autoridades investigar. Pero ya la justicia ha actuado y tendrá que asumir las consecuencias.

¿Qué opinas de la lamentable muerte de este pequeño inocente en manos de su madre? Déjanos saber lo que piensas y comparte esta noticia con tus amigos.