Un terrible caso de homofobia quedó grabado en las cámaras de un vecino de Valencia, España. Un vecino del barrio Tres Forques fue brutalmente agredido por un grupo de españoles por su condición de gay. Y toda la agresión quedó filmada desde las alturas por el teléfono móvil de un ciudadano.

El hombre fue insultado, amenazado, robado y luego golpeado. Por suerte, el aberrante hecho fue visto y filmado por un vecino de la zona desde su balcón que estaba acompañado de varias personas y, mientras no dejaba de registrar el ataque, llamaron a la Policía.

Los vecinos de la zona expresaron que ese tipo de ataques son constantes y que están hartos de que sucedan. No pueden entender que aún haya ataques xenófobos en las calles de Valencia.

El agresor huyó del lugar sólo cuando el hombre quedó en el piso inmóvil. Luego le robaron las pertenencias.

Así quedó tendido el hombre.

En declaraciones a la prensa local, la víctima, llamada Manuel, aclaró: “Creía que me mataba a patadas y puñetazos. Tengo lagunas pero recuerdo algunas cosas. Primero me insultaron y los desafié porque estaba harto”.

En las imágenes se aprecia cómo lo tira al suelo y luego le propina hasta cinco patadas cuando el hombre está arrodillado sin posibilidad de defenderse y con los brazos protegiéndose la cabeza.

La víctima quedó inconsciente en medio de la calle, y mientras permanecía en el suelo con los brazos abiertos y el cuerpo tendido de espalda, entonces otro individuo le robó la billetera.

Todo fue visto por un grupo de vecinos, que filmó la agresión desde un edificio y llamó a la Policía.

Este no es el primer ataque violento de esta naturaleza. En julio una pareja, Javier y David, denunciaron que fueron agredidos cuando salían de un local de ocio nocturno durante las fiestas de Picassent, en julio.

“Íbamos cogidos de la mano y un grupo de más de cuatro personas empezaron a increparnos porque tenían ganas de gresca” contaba en ese momento uno de los agredidos.

“No paraban de repetir, te voy a matar hijo de puta, te voy a matar. Tuvimos suerte de que algunos de nuestros amigos estaban cerca y se acercaron a ayudarnos”.

Un año antes, en mayo del 2016, otro joven,  llamado Manuel, recibió una paliza en pleno centro de la capital valenciana por las mismas razones, en el cruce de la calle San Vicente con la plaza del Ayuntamiento.

Así quedó Manuel tras la agresión.

Sucedió cuando caminaba por el centro de Valencia cogido de la mano de otro chico, y en compañía de un tercer amigo. “Maricones”, les gritaron. “Sí, somos maricones”, respondió Manuel, sin nada de lo que avergonzarse. “¡Toma, por maricón”, fue la respuesta que recibió, acompañado de una serie de fuertes golpes.

Valencia además tiene como cabeza de su Iglesia Católica un cardenal que ha tenido problemas por sus dichos homofóbicos y ha sido denunciado por feministas y diversos colectivos LGTBI.

Antonio Cañizares, durante una misa, pidió “No ignorar el bien precioso de la familia”, y advirtió que España ha asistido en los últimos años “A una importante escalada contra la familia por parte de dirigentes políticos, ayudados por otros poderes como el imperio gay y ciertas ideologías feministas”.

¿Qué piensas de estos ataques? Danos tu opinión y comparte la nota.