Cada día, la ciencia nos sorprende con su evolución. Mostrándonos grandes descubrimientos que se han alcanzado, con el objetivo de brindarnos una mejor calidad de vida. Afortunadamente, gracias a las investigaciones médicas, un hombre pudo obtener un trasplante de pene y escroto, algo que no se había logrado anteriormente.

Doctores pertenecientes a la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, ubicada en Baltimore, Estados Unidos, fueron los protagonistas a la hora de ayudar a un veterano estadounidense, realizándole el primer trasplante de pene y escroto.

El veterano cuya identidad quiso que permaneciera oculta, sufrió una grave lesión donde se vio afectada la zona de los genitales, cuando prestaba sus servicios en Afganistán. Este tipo de accidente es muy común en plena guerra para los soldados, quienes pueden llegar a perder cualquier extremidad de su cuerpo debido a los explosivos.

El soldado herido fue el primero en el mundo en recibir un trasplante total de pene, escroto sin testículos y pared abdominal parcial, gracias a un donante fallecido. El procedimiento, conocido como alotrasplante compuesto vascularizado, consistió en traspasar la piel, huesos, músculos, nervios, tendones y los vasos sanguíneos del pene, escroto y la pared abdominal del donante al veterano.

Fue un procedimiento bastante intenso, el cual duró más de 14  horas, contando con nueve cirujanos plásticos y dos urólogos del Hospital Universitario Johns Hopkins.

Desafortunadamente, al igual que cualquier otra cirugía de trasplante, puede existir rechazo de tejidos, por lo que los doctores sometieron al paciente a una medicación de inmunosupresores para prevenir que suceda eso.

“Mi equipo y yo, estamos esperando que este trasplante pueda ayudar a restablecer las funciones urinarias y sexuales casi normales de este joven, para que pueda tener una vida más normal. También es nuestro objetivo ofrecer el procedimiento en el futuro a otros pacientes adecuados”, expresó el Dr. Andrew Lee, director de cirugía plástica y reconstructiva de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins.

Los doctores encargados del procedimiento quirúrgico, expresaron que el paciente se ha estado recuperando de forma exitosa de la cirugía y sería dado de alta en una semana. Se espera que el soldado tenga una recuperación completa en un tiempo determinado de seis a doce meses, permitiéndole poder regresar a tener una actividad sexual y urinaria completa y satisfactoria. Desafortunadamente, este hombre no podrá tener hijos biológicos, debido a que los testículos no fueron trasplantados.

El paciente se encuentra agradecido con la ciencia y con los doctores a cargo de su caso. Se siente afortunado de poder sentirse como una persona normal.

“Fue una herida bastante alucinante de sufrir, no fue algo sencillo de aceptar. Cuando me desperté por primera vez, después del procedimiento, finalmente me sentí más normal, con un nivel de confianza más alto. Finalmente me siento bien ahora”, expresó el veterano herido.

Es sorprendente cómo la ciencia evoluciona, llegando a ofrecernos soluciones que antes parecían inalcanzables. Estamos seguros de que estos doctores seguirán aportando sus valiosos conocimientos a aquellos pacientes más vulnerables.

Hopkins Medicine

Comparte esta buena y esperanzadora noticia en tus redes.