Someterse a una intervención quirúrgica es algo normal, aunque no por ello deja de ser un procedimiento que causa estrés y nerviosismo al paciente y a sus familiares por los riesgos que conlleva.

Si de por sí esta situación puede ser angustiosa, es indescriptible lo que puede sentir un paciente al despertar después de una operación y notar que le han quitado un órgano sano por error.

Esta pesadilla le ocurrió a Maureen Pacheco, una mujer de 51 años habitante de West Palm Beach. Ella había sufrido un accidente automovilístico que la dejó padeciendo fuertes molestias en su espalda. Tras largos tratamientos, el diagnóstico fue una intervención quirúrgica para liberarla del suplicio.

Los médicos sólo debían fusionar un par de vertebras, pero cuando la mujer despertó después de la operación su calvario fue mayor al enterarse que le habían extraído uno de sus riñones por equivocación.

La intervención fue realizada en el Centro Médico Regional de Wellington y el médico cirujano Ramón Vázquez fue el responsable de tan grave error.

Al parecer el doctor había confundido el órgano con un tumor canceroso al notar una masa en la pelvis de la mujer. Por esta razón, el hombre decidió extraer el aparente tumor sin previa consulta a los familiares de la paciente.La masa detectada por el médico era un riñón pélvico, debido a que durante su desarrollo fetal el órgano de la dama no se había desplazado hasta su posición normal. Aunque son pocos los casos registrados de este tipo, lo adecuado hubiese sido que el médico consultara con los familiares antes de extirpar el órgano.

Pacheco explica que realmente este no era su médico de cabecera. Vázquez sólo debía abrirla para que los demás realizaran la operación.

“Simplemente tomó mi vida y la despidió”, dijo la mujer víctima de mala praxis médica.

Desde el 2016 la dama ha aprendido a vivir sin un riñón y recientemente ha ganado el litigio legal contra el grupo de doctores que atendieron su cirugía. Aunque no logró que se le suspendiera la licencia a Ramón Vázquez, la mujer pudo cobrar una indemnización por los agravios causados.

“Si él hubiera mirado las resonancias magnéticas que se le habían dado, se habría dado cuenta”, dijo Pacheco durante el juicio.

La mujer recibió una cantidad nominal, tras ganar el litigio. Sin embargo, ella misma expresa los cambios que toda esta situación ha tenido en su vida y que ninguna cantidad de dinero podrá hacerle recuperar la vida que tenía antes de su operación.

“No deseo ninguna mala voluntad contra él. Todos tienen derecho a su sustento, pero  debería tener consecuencias cuando se cometen graves errores y negligencia.  Sólo deseo que aprenda una lección de las consecuencias “, dijo Pacheco tras ganar la demanda.

La licencia de Ramón Vázquez no fue anulada.

Telemundo

Aunque el lamentable evento se haya debido a un simple error y no a un acto consciente y voluntario de parte del médico, la realidad es que su decisión apresurada ha tenido un gran impacto en la mujer quien además de continuar con sus problemas de espalda ha tenido que adecuarse a vivir sin un riñón.

Comparte esta información con tus amigos y déjanos saber tu opinión sobre este lamentable caso de mala praxis ¿Qué harías tú si despertarás sin un riñón?