McKenna Hovenga es una bebé que resultó herida cuando tenía tan solo 7 semanas de nacida tras recibir un golpe en la cabeza con una pelota de béisbol mientras estaba junto a su madre, Kassy Hovenga en las gradas del campo.

Ambas estaban esperando ver a su padre, Lee Hovenga, en un juego de béisbol recreativo. Afortunadamente esta pequeña presentó mejoría después de 20 días de haber ocurrido el incidente.

McKenna fue trasladada inmediatamente al Waverly Health Center en Waverly, el centro de salud más cercano, donde fue remitida al St. Mary’s Hospital en Minnesota. Cuando llegó los médicos temían que la bebé pudiera haber sufrido un daño cerebral.

Durante sus primeros días de permanencia en el hospital los médicos lucharon por controlar los repetidos ataques que presentó la pequeña.

La luz de su habitación era regulada de acuerdo a la frecuencia de los ataques y fue inducida a un estado de coma tras ser conectada a un respirador.

La bebé logró abrir los ojos y seguir el movimiento de su madre, lo que representó una mejora significativa en tan sólo semanas.

Definitivamente tiene más períodos de vigilia y tiene los ojos muy abiertos”.

Sin embargo, los médicos mostraron su preocupación por la falta de control que McKenna tenía sobre algunos de sus movimientos oculares.

Cuando McKenna miraba a su derecha, sus ojos se movían hacia arriba y hacia un lado. Pero cuando miraba hacia la izquierda no lo hacía”.

Esto podría ser un efecto secundario a causa de un medicamento anticonvulsivo, por lo que los médicos decidieron reducir la dosis para llevar un registro de los cambios en los síntomas.

La pequeña también fue sometida a tres pruebas de respiración espontánea para que poco a poco se fuera adaptando a respirar sin la ayuda de un ventilador. La última de estas pruebas fue por un par de horas.

Los avances de McKenna fueron publicados por la familia en su cuenta de Facebook. También manifestaron su alegría porque había empezado a mover sus piernas y había logrado evacuar por sí sola.

Para ayudar con los gastos médicos, la familia creó una página de donación de YouCaring.

Tanto su padre como su madre expresaron su agradecimiento por la generosidad de las personas que han colaborado con su hija.

Estamos muy agradecidos y profundamente conmovidos por el gran apoyo que estamos recibiendo de amigos, familiares y aquellos que no conocemos, pero ahora los consideramos nuestros amigos”.

El diagnóstico de los médicos no iba mas allá de la observación diaria y constante. Cada hora que va pasando es una nueva oportunidad de vida para esta pequeña.

Su familia, especialmente sus padres siguen confiando en que su pequeña sobrevivirá. 

Su estado cambia constantemente. Nuestra pequeña McKenna es una luchadora, y esperamos que supere esta prueba”.

Facebook

Comparte esta historia con tus amigos como símbolo de unión, esperanza y el deseo de la pronto y total recuperación de esta pequeña inocente que se ha aferrado a la vida para salir adelante.