El caso de Lourdes Espíndola, de 25 años, ha causado conmoción en el mundo, era una oficial de la policía Bonaerense que recientemente fue herida de bala durante un asalto.

“Me dispararon, me estoy muriendo”, le dijo a su esposo en una nota de voz después de que los criminales le dispararan en el cuello para robarle su arma reglamentaria, el hecho sucedió en una localidad de Buenos Aires llamada Ituzaingó.

Lourdes alcanzó a enviarle un desgarrador mensaje a su esposo por WhatsApp, él la llamó enseguida pero no logró comunicarse con ella.

La trasladaron al Hospital Posadas, donde se mantuvo ingresada en terapia intensiva y fue declarada con muerte cerebral. Se pudo conocer que los familiares autorizaron la donación de sus órganos.

La joven se desempeñaba en el Comando de Patrullas de Moreno y cuando se produjo el asalto cumplía un servicio de Policía Adicional. Lamentablemente fue herida de bala en la región supraclavicular izquierda, presentó lesión carótida y traqueal.

Fue sometida a una intervención quirúrgica durante la madrugada, permaneció en estado crítico las horas siguientes hasta que fue declarada con muerte cerebral.

El asalto se produjo en una estación peaje en la autopista del oeste donde Lourdes fue interceptada por dos delincuentes cuando esperaba el transporte público para regresar a casa.

Espíndola intentó luchar contra ellos cuando uno de ellos le disparó en el cuello y le sustrajeron el arma reglamentaria y se dieron a la fuga sin robarle el dinero ni las otras pertenencias que tenía consigo.

La investigación comprobó que la intención de los criminales era sustraer el arma reglamentaria de la oficial que deja huérfana a una niña de seis años.

Fernando Altamirano, esposo de la Lourdes, quien también es oficial de la policía Bonaerense declaró: “A partir de hoy no soy más policía” mientras denunció que está enojado e indignado por no haber recibido apoyo de las autoridades.

“Esto es culpa de los políticos, los policías estamos desprotegidos en todo momento. No soy más policía, tengo hijos y no quiero que pierdan a su padre”.

Relató que días antes del crimen su esposo le confesó que tenía miedo de recibir un disparo y que ambos evaluaban la posibilidad de renunciar a sus funciones como miembros de las fuerzas de seguridad.

Dos días después de la muerte de la oficial, los agentes de la policía de Buenos Aires detuvieron a uno de los presuntos asesinos identificado como Jorge Pablo Di Blasi de 37 años.

El hombre detenido tiene antecedentes por portación ilegal de arma de guerra.

El trágico suceso ha conmovido a miles de personas que expresaron su apoyo con los familiares de la joven en tan duro momento.

CNN

Los funcionarios de la policía deben tener garantizada su seguridad mientras trabajan velando por la de todos los ciudadanos.

El esposo de Lourdes Espíndola, la policía asesinada: "Estoy muerto en vida" #EnVivo https://www.americatv.com.ar/

Publicada por América TV en Lunes, 30 de julio de 2018

Compartamos un mensaje de solidaridad con el esposo de Lourdes ante la dolorosa situación que enfrenta.