Mélina Roberge, de 24 años, es una influencer de Instagram que fue condenada a 8 años de cárcel por transportar 95 kilos de droga, las autoridades policiales la detuvieron en Australia cuando se encontraba junto a una amiga y a un cómplice.

Ella se dedicaba a traficar droga en un crucero y con la ganancia que percibía solía pagarse viajes y “tomarse fotos en lugares exóticos”.

Los medios de comunicación australianos la bautizaron como “Cocaine Babe”, que se traduce “la nena cocaína”, en su perfil de Instagram publicaba con frecuencia imágenes de tragos de colores, fiestas en playas de agua muy cristalina y destinos paradisíacos.

Todo parecía mostrar una vida de ensueño llena de glamour y lujos, pero detrás de sus publicaciones que muchos envidiaban, se escondía una oscura realidad.

Mélina Roberge se dedicaba a traficar drogas para pagar los viajes de placer que hacía por el mundo, el pasado miércoles ella rompió en llanto cuando el tribunal de Australia la condenó a ocho años de cárcel por participar en el intento de trasladar droga de contrabando a Sydney en un lujoso crucero, MS Sea Princess, el cargamento de cocaína fue valuado en 16 millones de dólares.

Mélina antes trabajaba como escort, y aseguró a la corte de Nueva Gales del Sur que pudo ser condenada a cadena perpetua en Australia por aprovechar la oportunidad de tomarse selfies en lugares paradisíacos y publicarlas en Instagram para ganar seguidores y “likes”.

La joven no podía pagar el costo de sus boletos aéreos en primera clase para un viaje de siete semanas en el que iría desde Gran Bretaña a Colombia, Panamá, Ecuador, Perú, Chile y Australia.

A través de la relación con uno de sus clientes se convirtió en “mula”, la droga fue cargada a bordo durante una escala realizada en Perú, según la información del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos y la Agencia de Servicios Fronterizos de Canadá lograron identificar a la joven y sus dos acompañantes como pasajeros de alto riesgo entre los 1.800 que había en la embarcación.

Ellos se subieron al barco en Cork, Irlanda cuando la siguiente parada era en Nueva Escocia, Canadá, su país de origen, esto llamó la atención de las autoridades. No había sentido en hacer un vuelo trasatlántico para regresar al país de partida.

Las autoridades decomisaron los 95 kilos de cocaína de máxima pureza que trasladaban convirtiéndose en la mayor incautación de drogas en Australia en un crucero.

Antes de que Mélina fuera sentenciada a cuatro años y nueve meses de cárcel en Australia antes de ser deportada a Canadá.

La juez Kate Traill encargada del caso, comentó que la motivación que tuvo la joven para incursionar en el mundo del narcotráfico “es una característica muy triste de su generación que busca vivir una existencia tan vacía que lo único que le importa es cuántos likes consiga”.

“Quería ser la envidia de otros. Dudo que lo sea ahora”, dijo la juez.

La cómplice de Mélina, quien la acompañaba en el barco identificada como Isabelle Lagacé fue sentenciada a siete años de prisión, también será deportada a su país al cumplir cuatro años.

Ella alegó que participó en el crimen para pagar una deuda que tenía en Canadá, mientras que el tercer implicado, André Tamin, será sentenciado en octubre.

TN / EC

Se pudo conocer que los gastos de viaje de los tres acusados fueron pagados en efectivo por un sujeto desconocido en una agencia de viajes en Canadá, el gasto fue de 14.000 euros por persona.

La obsesión por captar seguidores y likes en las redes sociales a veces sobre pasa los límites de la moral, o del peligro, como en aquellos casos en los que algunos jóvenes han puesto en riesgo su vida para capturar la foto “perfecta”.

¿Qué opinas de este caso? ¡Comparte esta noticia!