Las siguientes imágenes fueron registradas por Wilyat Sinai, simpatizante del ISIS en Egipto, demuestran a un presunto ladrón que es juzgado por el Estado Islámico según su filosofía de justicia “ojo por ojo”, así que mientras está sentado sin poder escapar un verdugo mutila su mano.

Horas antes de la publicación de estas estremecedoras escenas, el grupo confesó estar detrás de un ataque a seis puntos de control militares en la península del Sinaí.

Ante la mirada de muchas personas que son testigos del acto, el hombre acusado se resignó ante su destino, primero desinfectaron su mano para cortarla utilizando un cuchillo de carne.

La pequeña multitud estaba atenta al momento en el que mutilarían la mano del hombre, se desconoce si él es miembro del Estado Islámico o su está adscrito a la ley Sharia que practican los terroristas.

Para comenzar, desinfectaron su muñeca utilizando un líquido rojo, mientras tanto, dos hombres sostienen al ladrón, un verdugo ataviado con un traje negro sujetaba un cuchillo de carne y un palo de metal que emplearía para hacer el corte.

Se presume que el líquido utilizado era un desinfectante o un anestésico local que aplicaron antes del castigo.

En una imagen se puede apreciar al ladrón con su muñón envuelto en vendas por los combatientes del ISIS que tenían uniformes hospitalarios.

Las fuerzas de seguridad egipcias han luchado contra los militantes del Estado Islámico en el norte del Sinaí que limita con la Franja de Gaza e Israel desde hace varios años.

Pero el grupo dirigido por Wilyat Sinai adquirió fuerza desde que el ejército egipcio derrocó a un presidente islamista que fue electo en 2013.

En el último ataque perpetrado por el ISIS, atacaron a seis puestos de control acabando con la vida de siete soldados e hiriendo a 37, según información suministrada por los agentes de seguridad y los funcionarios de los hospitales. El área estaba siendo peinada por un grupo de tropas en busca de los militantes del ISIS.

Daily Mail

El pasado mes de julio se conoció la noticia del castigo que recibió Muhammad-Maghrabi, de 41 años en Yemen, tras ser condenado por violar y matar a una niña de tres años. Las escenas causaron conmoción en las redes sociales, ante una multitud el hombre fue ejecutado. Puedes recordar el hecho aquí.

Son medidas de justicia extremas consideradas por muchos una barbarie que atenta contra los derechos humanos. ¿Tú qué opinas? ¡Comparte esta noticia!