Durante décadas la virginidad ha sido considerada en muchas culturas y estratos sociales, como algo sagrado y que debe cuidarse tal como un tesoro que solo será entregado ante la pareja correcta. Algunos lo consideran un símbolo de pureza pero en Rusia la virginidad de las adolescentes se está convirtiendo en un negocio muy popular y lucrativo.

Miles de jovencitas están considerando o han entregado su virginidad por dinero.

El negocio consiste en buscar a chicas menores de 19 años, que sean bellas e inteligentes para ofrecerlas a hombres adinerados que son capaces de pagar grandes sumas de dinero por tener a una virgen en su cama. Existe un foro llamado Desperate Virgins Club, que se encarga a reclutar a las jóvenes chicas.

“Pagamos boletos ida y vuelta por 1 o 2 días a Moscú”, dice uno de sus anuncios mientras colocan la foto de una chica que demuestra el perfil que están buscando.

“No es prostitución, quiero conocer a un hombre rico y tratar de mantener una relación con él”, dijo una chica llamada Dasha de 19 años. Por su parte, un hombre llamado Dmitry de Siberia asegura que ya ha comprado la virginidad de dos chicas porque quiere encontrar a una esposa que nadie haya tenido antes, sin embargo, aún no ha funcionado.

Mientras que Milana Mercer una joven de 19 años, publicó que quería vender su virginidad, y escribiéndole un mensaje privado podrían obtener mayor información.

La remuneración es bastante alta y puede variar dependiendo de la apariencia física y de la edad de la adolescente. Comenzando desde los 3.500 dólares, pero hay chicas que han logrado obtener hasta 28.000 dólares, una mujer asegura que obtuvo esa cantidad a la edad de 18 años, otra llamada Rita asegura que por un monto similar pudo comprarse un lindo apartamento.

Mientras que una chica llamada Anastasia, está ofreciendo su virginidad por un mínimo de 5.300 dólares para cubrir los gastos del tratamiento médico de su madre con cáncer.

Además del monto entregado a la chica se agrega entre un 20% o 50% para los agentes encargados de encontrar a las jovencitas, por lo que resulta un negocio muy lucrativo.

Muchos hombres están dispuestos a pagar esas cifras, incluso una mujer bisexual admitió haber pagado por un servicio una vez. No obstante, las cirugías reconstructivas de himen pueden convertirse en un punto para estafa aunque se espera que las chicas presenten un informe médico que avale su virginidad.

El Dr. Sergey Chumakov, director general de Lancet Surgery Center, asegura que es una cirugía muy popular.

DailyMail / News

También es un escenario donde los delitos pueden ser muy comunes, muchas chicas acuden al encuentro solas y asumiendo grandes riesgos, como la modelo Anna Feschenko, quien viajó a Dubai a los 17 años para vender su virginidad por 13.500 dólares mientras su madre llamaba a la policía. En otros casos las jóvenes son obligadas por un tercero, como Irina Gladkikh, quien quiso vender la virginidad de su hija de 13 años.

Este polémico negocio está dando mucho de qué hablar. ¡Compártelo y déjanos tu opinión!