Los estándares de belleza parecen ser dominados por el mundo del modelaje y la moda y, aunque han dado grandes cambios y pasos importantes en la creencia de que toda etnia, color, peso, altura y contextura es hermosa, siguen existiendo tendencias que excluyen a muchos y haciendo creer que solo quien posee los parámetros de belleza arraigados en la industria de la moda es bello.

La influencia que tienen las redes sociales, las empresas y marcas de moda y maquillaje afecta a muchas personas, especialmente en las chicas jóvenes, el mercado predilecto de estos productos.

Así comienza la historia de Milly Tuomey, una pequeña de 11 años que no estaba contenta con su aspecto y era algo que repetía constantemente en su cuenta de Instagram, en esa misma red también compartió con sus seguidores el plan que tenía para morir y después se quitó vida.

pixabay

La joven tenía bastante tiempo con un estado de depresión grave, no se sentía cómoda con su apariencia, a pesar de ser una hermosa chica, lamentablemente no veía la realidad. Milly ya le había confesado a su médico los deseos de morir y después les dijo a sus amigos la forma y la fecha en la que se quitaría la vida.

Antes de morir escribió sobre su cuerpo la frase que decía “Las chicas lindas no comen” y así acabó con su propia vida, los padres de Milly la encontraron inconsciente en su habitación el 4 de enero del año pasado, y fue llevada inmediatamente al hospital, pero a los días murió. La investigación policial concluyó hace poco que efectivamente Milly se suicidó.

Milly era cariñosa y muy querida, talentosa y muy comprometida”, contó Fiona, su madre.

Tiempo después, la familia descubrió un diario y varios medicamentos bajo la cama de la chica; en el diario contaban las razones sobre su desprecio a sí misma y sus ansias por morir. La familia está consternada con los pensamientos que tenía la niña sobre ella misma.

Cuando de repente descubrimos que nuestra hija les había dicho a sus amigos en Instagram que había elegido el día en que moriría, no podíamos creerlo. No sabíamos quÉ hacer”, cuenta Fiona después de finalizar la investigación. “Estábamos aterrados. No teníamos experiencia con esto ni idea de qué hacer”.

Esto ha indignado a los Toumey y han solicitado a Irlanda, lugar donde vive la familia, que mejore la gestión de los servicios de salud del país para que los niños que estén atravesando crisis de salud mental logren conseguir la ayuda adecuada. 

Ya que, a pesar de que Milly recibía tratamiento psicológico, había pasado largo tiempo sin asistir a una consulta pues el doctor asignado para ella ya no estaba recibiendo citas. Durante ese tiempo Milly se veía con un artista terapéutico que no estaba cualificado para tratar su depresión.

Daily Mail / The Sun / Independent

El gobierno de Irlanda ha instado a que se comuniquen de manera confidencial a través de llamadas o por Internet en el sitio oficial de Samaritans.

Es necesario aprender de estas historias para que no vuelvan a ocurrir, no podemos sucumbir con las visiones de los medios, somos hermosos tal y como somos. Lamentamos la pérdida de la familia Toumey.

Comparte esta historia con tus amigos y ayuda a prevenir situaciones como esta.