Amanda Mitchell, de Terranova, Canadá castigó a su hija de 9 años por intimidar y burlarse de sus compañeras en el colegio.

Ella despojó a su hija de su habitación obligándola a organizar su cama y sus prendas de ropa. La madre compartió la anécdota en Facebook y se hizo viral, “ella no tiene nada” aseguró. Explicó que castigaría a su hija haciendo que usara el mismo atuendo toda la semana y con una camisa anti-bullying por haberse burlado de su mejor amiga en el colegio.

“Lavaré su ropa por la noche cuando ella se vaya a dormir, pero no se lo diré”, escribió Mitchell.

Asimismo, reveló que cada día le pediría a su hija que escribiera 50 veces cada una de estas frases: “No voy a mentir”, “Seré amable con todos”, “Me comportaré en la escuela”, y “Soy responsable de mis propias acciones”.

“Y entonces esta niña aprenderá de la peor manera que no actuamos como un desalmado”, dijo la madre.

Mitchell dijo que no suele publicar este tipo de cosas en su perfil de Facebook, pero se vio obligada a hacerlo porque estaba muy disgustada y decepcionada con su hija.

“Recibí una llamada de su maestra el pasado viernes explicándome cómo había actuado durante la semana en clases. Al menos dos días seguidos la encontraron deambulando por los pasillos durante la hora de almuerzo cuando le exigían que permaneciera con sus compañeros”, relató la madre.

“Ella estaba molestando a una de sus mejores amigas y realmente hirió sus sentimientos. Les mintió a sus profesores. Y en general estuvo actuando como alguien sin piedad.

¿Por qué? Porque ella está actuando como tal, sé que no es mala, pero necesita corregirse, ¿verdad?”.

La madre aseguró que creía que el castigo que le propinaba a su hija no era duro, “Si crece para violar la ley, el resultado será la cárcel y eso no es lo que quiero para mis hijos. Creo que el problema de esta generación son los castigos inadecuados, el castigo es malo, solo deberíamos usar refuerzos positivos e ignorar todo mal comportamiento, pero no es así en esta casa”.

Algunos usuarios de Facebook estuvieron de acuerdo con la madre, diciendo que es importante enseñarles a los niños las consecuencias de sus acciones. Uno de los usuarios comentó: “Así es como aprenden los niños”.

Pero otros criticaron su actitud alegando que el castigo era muy severo. Comentaron que le quitan juguetes o dispositivos electrónicos a sus hijos, pero no serían capaces de desalojarlos de su habitación ni hacerlos usar la misma ropa por una semana.

Daily Mail

Ante la polémica, Mitchell hizo privada su publicación de Facebook y después reveló que su hija se había sorprendido cuando había visto su habitación por primera vez después de no poder entrar durante una semana.

También dijo que estaba “muy arrepentida”.

Comentó que disminuyó el castigo, y que en lugar de escribir las frases 50 veces las redujo a 25 y que alternó la ropa entre cuatro camisetas.

La madre de dos hijos nunca pensó que su publicación causaría tanto revuelo en las redes, pero miles de personas han comentado su método de crianza.

¿Estás de acuerdo con lo que hizo? ¡Compártelo!