Los niños y los ancianos son los seres más indefensos de una sociedad, y es normal que cualquier corazón sensible se conmueva con tan solo ver el rostro de aquellos, que con su inocencia y ternura, nos dan ánimos por construir un mundo mejor.

Pero cuando una sociedad, ya no solo que no se conmueve ante los más indefensos, sino que lo agrede y los extermina, entonces es la decadencia de una nación y el inicio de la podredumbre humana.

Es el horrendo caso que sucedió a fines de 2017, cuando 4 sospechosos: 2 hombres y 2 mujeres, fueron arrestados por asaltar a un viudo de 87 años en su domicilio. Los antisociales le propinaron una brutal paliza, que causó su irremediable muerte pocos días después del atentado.

No es la primera vez que suceden estos atroces abusos. En otra ocasión, una anciana también fue brutalmente golpeada en su domicilio, con la simple excusa de robarle. Puedes recordar la noticia aquí.

El anciano, de nombre Arthur ‘Bob’ Gumbley, dirigía una exitosa compañía de suministros de calefacción y plomería antes de jubilarse. El 21 de noviembre se encontraba en su casa de de Birmingham, en Reino Unido, cuando en la tranquilidad de su hogar, alrededor de las 8:00 pm, irrumpieron los ladrones rompiendo las ventanas.

Le dieron un puñetazo en la cara varias veces y lo patearon indolentemte mientras yacía impotente en el suelo. No sin antes, llevarse objetos que incluían artículos de joyería y dinero en efectivo, así como un bolso que perteneció a la difunta esposa de Arthur.

El anciano se acercó como pudo al teléfono y llamó a su hija para decirle que se había caído para no preocuparla.

Cuando los paramédicos llegaron a la escena en Sutton Coldfield, West Midlands, a las 10:00 p.m., se encontraron con la terrible escena: el anciano tirado en el suelo, en medio de un charco de sangre.

Fue inmediatamente llevado al Hospital Good Hope, donde le trataron por una contusión severa en su ojo izquierdo, cuello, pecho, ambas manos y su brazo derecho.

La policía de Staffordshire publicó fotografías de las heridas de Gumbley en un intento por atrapar a los salvajes perpetradores.

Pero las salvajes heridas eran demasiadas como para mantenerlo con vida. Y tristemente, 3 semanas más tarde, el 11 de diciembre, sucumbió y murió.

La policía confirmó que Gumbley murió a causa de sus heridas y que arrestaron a cuatro personas bajo sospecha de asesinato, dos hombres de 42 y 34 años, y dos mujeres de 33 y 29 años, quienes fueron interrogados por los detectives. Pero lamentablemente se los puso en libertad bajo fianza y las autoridades siguen investigando el caso para esclarecer quiénes son los culpables.

“Este fue un ataque horrible y despreciable contra un anciano indefenso en su propia casa, que ahora ha resultado en su prematura muerte y en una investigación por asesinato”, dijo el inspector detective Dan Ison, oficial investigador.

“Los crímenes de esta naturaleza no pueden quedar impunes, y quiero asegurar a la familia de Arthur que se están haciendo todos los esfuerzos para llevar a los responsables ante la justicia”.

En una conferencia de prensa después del ataque, antes de que Arthur fallezca, la hija de Gumbley, Sue, dijo que se pregunta constantemente: “¿Por qué le sucedió a él? ¿Qué hizo mal? ¿Cómo le cuentas esto a alguien?”

“Él les dijo que tenía 15 libras (17 euros) en su billetera”… ¿Quién pudo golpear así a un anciano?”.

“Hacer eso a una persona mayor, empujarlos, patearlos, golpearlos y cortarlos, es realmente aterrador”.

“Ver a tu padre, que has admirado todos estos años, estar sentado en un charco de sangre es simplemente horrible”.

“Le hemos mostrado una imagen de sí mismo y se tiene miedo. Ahora es un viejo asustado, y era una persona alta y recta que la gente respetaba, ha trabajado duro toda su vida”.

Daily Mail / Birminghammail

Son crímenes que nos horrorizan y que no podemos permitir como sociedad que sigan perpetrándose estas atrocidades. ¿Qué mal ha hecho un hombre que se ha dejado la vida por heredarles a sus hijos un mundo mejor? Los únicos sospechosos en libertad, muchos interrogantes y el dolor del derramamiento de sangre inocente.

Comparte esta noticia con tus amigos y manifestemos nuestra indignación. ¡Arthur merece que se haga justicia!