La naturaleza nos sorprende con algunas manifestaciones que para muchos son impensables. Esta vez le tocó a Jelinic, un cazador experimentado que encontró el final de su vida mientras asesinaba a un león para completar su colección de trofeos. 

Este cazador de 75 años fue alcanzado por una bala perdida mientras disparaba a un felino en Sudáfrica. Realmente este hombre fue cazado mientras cazaba a un león.

Todas las vidas son importantes y es muy triste que estas cosas pasen. Nadie es dueño de la vida de los demás, sin embargo, debemos reconocer que hay seres humanos que se sienten con el derecho de manipular el tiempo de vida de los animales.

Este hombre era conocido en el mundo de quienes ejercen esta polémica actividad, como un gran cazador, su muerte fue calificada como un extraño accidente en una provincia del noroeste de Sudáfrica.

Según información local Jelinic recibió un impactado de una bala perdida que le ocasionó la muerte tras haber asesinado a un león y estaba justamente cazando a su segunda víctima.

Slavko Mernar amigo de Jelinic dijo que él quería obtener un trofeo de león después de cazar todo lo que podía ser cazado en Europa para completar su extensa colección.

Era un apasionado cazador viajó por todo el mundo practicando la caza mayor y menor”.

Sabata Mokgwabone, portavoz de la policía dijo que se había iniciado una investigación para conocer realmente el origen de la bala, sin embargo, adelantaron que no sospechan de que haya sido producto de un juego sucio.

En este momento no está claro quién disparó la bala que hirió mortalmente al cazador. Se ha abierto un caso de homicidio culposo y también se está investigando algunas acusaciones de posesión ilegal de armas de fuego y municiones”.

Sus amigos comentaron que Jelinic había estado viviendo en Sudáfrica durante un año con la finalidad de completar la su numerosa colección de trofeos. Había viajado con dos amigos para cazar felinos, pero fue sorprendido con la muerte.

Según un amigo cercano este experimentado cazador, el hotelero de la isla de Pag deseaba con muchas ansias la cabeza de un león para coronar su larga carrera de caza y había tomado la decisión de arrendar su hotel para dedicar el tiempo necesario para cumplir su sueño.

El lugar donde sucedió el incidente mantiene a los felinos en cautiverio con la finalidad de que sean cazados como trofeos. Esta práctica ha sido condenada por todas las organizaciones y personas a nivel mundial que defienden los derechos de los animales.

Sus amigos y practicantes de este criticado deporte lamentaron su muerte.

Él recibió el final más feo, murió en Sudáfrica haciendo lo que amaba”.

La oficina de Jelinic era un pabellón de caza llena de cabezas de animales cazados consideradas como trofeos. Especímenes de osos, ciervos y todo aquel animal que podía cazarse en Croacia y Europa.

Daily Mail

El portavoz de la policía dijo que, aunque Jelinic fue transportado en helicóptero de emergencia al hospital más cercano los médicos no pudieron salvar su vida.

Comparte con tus amigos esta historia y déjanos saber tu opinión.