Un devastador accidente tuvieron que atravesar los padres de Ifrah Siddique, de 2 años, del cual no terminan de reponerse.

La pequeña murió después de que en una tienda de Payeless ShoeSource de Georgia, Estados Unidos, un espejo de pared cayera sobre su cabeza causándole la muerte.

Como resultado, quedó gravemente herida y fue trasladada de inmediato al Southern Regional Medical Center, en Riverdale, Georgia.

Ifrah estaba probándose unos zapatos cuando se cayó el espejo, y fue declarada muerta en el hospital.

El padre de la niña, Moshin Siddique, se mostró visiblemente afectado y manifestó a los medios que estaba “literalmente muerto y que ya no volvería a ser el mismo nunca más”.

“Esa fue mi niña”, dijo el padre entre lágrimas.

Todos los familiares y allegados, por su parte, tampoco pueden dar crédito a lo sucedido y están en estado de shock.

Latisha Culpatrick, que trabaja en una tienda aledaña a donde sucedió el lamentable percance, dijo que “sabía que algo serio había sucedido cuando oyó un fuerte golpe y el grito de una mujer”.

“Pude escuchar a su mamá gritando fuertemente”, dijo Culpatrick.

La familia Siddique, por su parte, ha pedido a la tienda que para una próxima ocasión verifiquen que todos los enseres estén empotrados y asegurados, para evitar otra tragedia como esta.

El trágico accidente ocurrió en Payless Shoe Source en el bloque 7100, de Georgia Highway 85.

Los directivos de la empresa han dado la cara, y en un comunicado manifestaron sus condolencias con la familia y que sus sentimientos frente a la tragedia son de frustración y que están devastados.

“Nuestras más sinceras condolencias a la familia de Ifrah Siddique durante este momento de increíble pérdida”, decía la declaración.

“Estamos devastados por este trágico evento y estamos cooperando plenamente con las autoridades para llegar a comprender la naturaleza de este accidente. Por respeto a la familia, no se proporcionará más información en este momento”.

Además dijeron que estaban cooperando con las autoridades para avanzar en las investigaciones.

Pero el padre no deja de lamentar el accidente de su pequeña.

“No entienden qué tipo de dolor siento… Solo quiero a mi hija de vuelta”.

La policía dijo que la muerte de la niña fue accidental, y agregó que “el espejo en el Payless no estaba asegurado”.

“El espejo sólo tenía uno o dos tornillos y eso evidentemente no es seguro. Simplemente se cayó”, dijo Siddique.

Fox News

“No quiero dinero. La gente me dice que entable una demanda, pero yo no necesito dinero. Necesito a mi hija, y quienquiera que haya sido el responsable de esto, tendrá consecuencias”, dijo.

Es una trágica noticia y nos imaginamos cómo estará su madre, que jamás pensó que una simple visita a una tienda para probarle unos zapatos a su pequeña, podría costarle la vida. Esperemos que encuentre la fuerza que necesita para superar tan precoz partida.

Es una advertencia para que se extremen las medidas de seguridad en lugares como estos. La vida de muchos puede estar en sus manos. Comparte esta noticia en tus redes.