Como reza el dicho: “cada cabeza es un mundo”, hemos visto prácticas insólitas que pocos se atreven a hacer. Realmente hay decisiones que parecen un poco extrañas, pero que representan un motivo de felicidad para quienes la toman.

Torz Reynolds, de Colchester es una de esas personas a las que le gusta tomar decisiones un poco extremistas, como fue amputar parte de su dedo meñique con cortadores de pernos porque para ella resultaba “lindo”.

Pensé que era muy lindo. No podía dejar de pensar en eso y decidí hacerlo”.

Torz no quiso someterse a una cirugía para cortar su dedo y decidió hacerlo por su cuenta el día de San Valentín el año pasado, después de esperar una década para hacerlo.

Ese día cenó con su novio Xav y tras terminar la agradable velada ella entumeció su dedo para minimizar el dolor que podía sentir durante la amputación.

Aunque Torz reconoció que no estaba muy segura de poder vivir sin su dedo, su novio la apoyó. Lo único que le preocupaba era que estuviera a salvo. Para Xav lo importante es que ella estuviera contenta a pesar de que su familia no estuviera de acuerdo.

No ha cambiado nada. Me encanta y es muy lindo”.

Ella decidió cortarse el dedo meñique después de que uno de sus amigos lo hiciera.  Frecuentemente practicaba doblando su dedo hacia atrás para ver si podía vivir sin él.

Después de guardar la parte de su dedo cortada en el congelador al lado de una bolsa de guisantes Torz decidió inmortalizar su dedo congelado en un dije para ser usado con un collar.

Esta mujer compró un pequeño envase de vidrio, lo llenó con alcohol y sumergió el dedo amputado para evitar que se deteriorara en el congelador.

No quería desperdiciarlo así que ¿por qué no convertirlo en un collar?”

Su novio le regaló a Torz una colección de diminutos sombreros para vestir al muñón de su dedo meñique al que cariñosamente llamó Wiggles. Torz quedó encantada y le pareció un regalo genial.

Hice el collar en el cumpleaños de Wiggles. Escogeré y elegiré dónde lo llevo, no lo usaría en el trabajo, pero definitivamente será mi accesorio favorito en mi tiempo libre”.

Esta no es la primera vez que Torz protagoniza el titular de una noticia que causa revuelo en las redes sociales. En el año 2014 ella figuró con una noticia tras descubrir la infidelidad de su pareja, Stuart “Choppe”.

En ese momento ella se quitó el tatuaje que se había hecho en el brazo con el nombre de “Choppe”, con un bisturí y un par de pinzas de disección para llevar la piel hacia atrás.

La piel con el tatuaje la colocó en un frasco envuelto con un lazo y la envió por correo certificado a su ex-amante.

Ella envolvió de tal manera el frasco para que pareciera un regalo. Incluso utilizó una letra diferente para que él no sospechara de ella.

Torz confesó que le hubiese encantado ver su reacción cuando recibió el supuesto regalo.

Facebook

Realmente Torz es una mujer que toma decisiones extremas, para ella lo importante es sentirse bien y hacer lo que le hace feliz. Comparte esta historia con tus amigos.