Un nuevo ataque racista ha tenido lugar en un restaurante de Lovettsville, Virginia, en Estados Unidos, después de que una mujer blanca agrediera verbalmente a una familia de origen guatemalteco por el simple hecho de no hablar español.

La mujer agresora, cuya identidad no ha sido revelada, presa de la furia se acercó hacia la familia cuando escuchó que algunos de sus miembros no estaban hablando en inglés.

El acto racista se dio en el restaurante de Andy, en una pequeña localidad del condado de Loudon

Parte de la agresión fue capturada en un video por una de las víctimas, una de las que sí hablaba inglés. Y durante 10 minutos tuvo que escuchar las más crudas humillaciones en contra de su familia.

“¡Muestra tu pasaporte!”, grita la mujer señalando con el dedo a la mujer de guatemela. “¡regrésate a tu maldito país!”, agregó la mujer blanca.

Tras haberles recriminado por no hablar en inglés, la víctima trató de explicarle que ella sí le estaba hablando en inglés, pero que su familia estaba de visita en Estados Unidos, y no tenía por qué hacerlo.

“Dijo que conocía a todos en el condado, que nos fuéramos”, narró la mujer hispana, quien prefirió permanecer en anonimato. “Le dijimos: no estamos hablando contigo, estamos hablando entre nosotros”.

Pero la mujer norteamericana no parecía entender razones y siguió en su frontal ataque:

“Ustedes ilegales vienen a vivir del gobierno”, dijo la atacante. “Aquí no puedes vivir del gobierno. Váyanse a vivir de su p*** gobierno.”

La mujer blanca decidió llamar a la policía para que se presentara en el lugar, pero luego se reveló que no presentó cargos.

“¡No se aprevechen de Estados Unidos!”, siguió. Una vez que se retiró del restaurante, desde la escalera decidió completar los insultos:

“Tú no vienes aquí y te aprovechas de este país. Estoy cansada de esta mier***”.

La víctima quiso compartir las imágenes tras sentir que estaba siendo injustamente agredida y lo ha hecho para que otras personas agredidas no se queden calladas.

Dijo además que se sentía especialmente triste por su familia que la visitaba, pero sobre todo porque su hija de 7 años lo presenció todo.

“No es justo que nos hagan esto. Más si hay niños presentes. No es justo que niños lleguen a pasar por eso, eso no se hace”, dijo.

Por su parte, el dueño del restaurante publicó un claro mensaje en la página de Facebook, rechazando tajantemente esos actos racistas y declarando a la mujer blanca como “persona no grata”.

Youtube / NBC

“Gracias por fortalecer nuestra creencia de que todas las personas tienen derecho a buscar la felicidad, que es lo que estaban haciendo cuando usted decidió agasajarlos con sus valores idiotas… Gracias, y lo decimos con todo el respeto antes mencionado que merece con razón, por nunca regresar a casa de Andy. No eres bienvenida”.

Esperamos que estas injustas agresiones cesen por completo, todas las personas merecen ser tratadas con respeto independientemente de si la inmigración constituye un problema social que corresponda a las autoridades regular.

Comparte esta noticia con tus amigos y recuerda la premisa básica de no hacer al otro lo que no quisieras que te hagan a ti.